México planta cara a Brasil

 México 17 JUN 2014 Screen Shot 2014-03-01 at 8.14.53 PM

Ochoa, el portero de los mexicanos, contiene las embestidas de la verdeamarela en un partido adrenalínico de principio a fin

El portero de México, Guillermo Ochoa / REUTERS

Screen Shot 2014-06-17 at 4.49.49 PM

Guillermo Ochoa emergió como un titán en la tarde brasileña. El portero de la selección mexicana aguantó las embestidas de la canarinha en el partido más feliz que un guardameta pueda imaginar. México y Brasil protagonizaron un partido adrenalínico (0-0) de principio a fin, con oportunidades de uno y otro lado, aunque los brasileños tuvieron las más claras.

El problema es que se encontraron con Ochoa.  El portero voló en la primera parte para llegar a un balón imposible que Neymar, ganando en el salto a Rafael Márquez, había colocado de cabeza pegado al poste. En la segunda aguantó un cabezazo a poco más de un metro de Thiago Silva. El estadio de Fortaleza acabó rendido a alguien que entró al partido como el jugador de un equipo menor francés y se fue del césped convertido en héroe.

El partido fue frenético desde el principio hasta el final. México puso tensión y coraje, combinados con buen orden táctico. Brasil tampoco ahorró esfuerzos en intentar enlazar su segunda victoria consecutiva, pero las ocasiones que tuvo, más que los mexicanos, chocaron con la inspiración del arquero Ochoa.