Muere el artista plástico venezolano Mateo Manaure

Pintor de los icónicos murales de la Ciudad Universitaria de Caracas y maestro del abstraccionismo en Venezuela, el artista plástico Mateo Manaure falleció la noche del lunes a los 91 años de edad en Caracas. Por su enorme legado un museo en la ciudad de Maturín, en el Estado de Monagas (oriente venezolano) fue bautizado con su nombre.

Sus creaciones comenzaron a ser reconocidas desde 1947. Ese año fue ganador del Premio Nacional de Artes Plásticas gracias a sus obras BodegónDesnudo y Paisaje. El joven artista había expuesto junto a Pascual Navarro en el Museo de Bellas Artes (MBA). Fue en París, en Francia, donde se enganchó al arte abstracto. También en esta ciudad realiza Escuchando al idiota (1949, colección GAN), libro de edición limitada de Oswaldo Trejo, un carboncillo y cinco litografías. En varias entrevistas aseguró que su influencia era sudamericana, sin embargo. “Aprovechando los conocimientos que tuve en Europa no me influencié de Europa, sino de mi patria, del Orinoco… No he sido un hombre que he estado pidiendo a nadie”, había relatado en un corto del Registro Nacional Voz de los Creadores, en septiembre de 2015.

Su arte está desperdigado en Venezuela. Destacan sus icónicos murales, policromías y vitrales en la Ciudad Universitaria de Caracas. En 2012, el artista diseñó el gran mural vítreo Uracoa, el más largo del mundo (con una extensión de tres kilómetros, y aproximadamente cuatro metros de altura), que adorna a la avenida Libertador de la capital venezolana. También había creado la policromía en los bloques de la parroquia caraqueña 23 de Enero. Así se había consagrado como uno de los principales muralistas del país caribeño.

Los desnudos y los paisajes naturales fueron una de las obsesiones de Manaure. En la década del sesenta, las obras de Manaure cobran una tendencia surrealista, aunque sin abandonar la abstracción geométrica. Sus exposiciones fueron incesantes. En 1976, el artista presentó en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas sus Columnas policromadas, al igual que expuso sus principales obras en las más reconocidas galerías del país caribeño.

Otros reconocimientos obtenidos a lo largo de su carrera fueron el Premio John Boulton en el Salón Oficial (1950 y 1965), el Primer Premio del I Salón Marcos Castillo, Instituto Nacional de Hipódromos, La Rinconada (1966), y el Premio Armando Reverón.

Su carrera fue promisoria desde la niñez. Como hijo único de una adinerada mujer, fundadora de los primeros hoteles cinco estrellas de Venezuela, había viajado por casi todo el país. Fue a los 12 años de edad que se inició en la pintura, inspirado por el enigmático río Orinoco. Sus estudios fueron en Caracas, en la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas (1941-1946). Ahí fue calificado como un alumno aventajado.

Artistas plásticos, figuras del mundo cultural, periodistas, entre otras personalidades venezolanas, han lamentado su muerte y exaltado su legado. Ernesto Villegas, ministro de Cultura, anunció su deceso ayer en una entrevista concedida al canal gubernamental Venezolana de Televisión: Nuestra tristeza ante la pérdida de ese gigante. Honor y gloria a Mateo Manaure. Nuestro reconocimiento a su obra, a sus aportes a la cultura venezolana y universal.

Screen Shot 2018-03-20 at 3.29.30 PM

MÁS INFORMACIÓN