Share this:

" />
Nelson Bocaranda -Hoy en Fiscalía no gané nada yo, ganó el Periodismo -11 Jul 2013

Screen Shot 2013-07-11 at 9.08.54 PM

Hoy asistí a la citación que me hizo el Ministerio Público, para muchos conocido como la estructura judicial de la Fiscalía General de la República.

Esta segunda citación estaba fijada para hoy jueves a las 10 de la mañana pues a la primera establecida para el martes pasado no pude presentarme pues estando en Miami -haciendo un trabajo de programación para un canal nacional estadounidense en español y a la vez aprovechando para asistir a un tratamiento médico por hipertensión repentina- se me hizo imposible conseguir pasaje a Caracas pues estaban llenos los cupos tras el reciente puente del 5 de Julio.

Comprometido como estoy con la verdad y a pesar de las voces  amigas que me recomendaban no asistir vine a presentarme hoy en lo que parece parte, como lo dejó ver la Fiscal General Luisa Ortega Díaz, de una investigación “sobre los hechos violentos desatados tras las elecciones del 14 de abril y que produjeron varias victimas y un innumerable ataque a los CDI a nivel nacional”.

La Fiscal había tuiteado sobre mi citación la semana pasada después de haber dejado en el aire la incógnita, tras reunirse con la comisión de la Asamblea que preside el diputado Pedro Carreño, de que citaría “al supuesto  autor intelectual de los hechos de violencia tras el 14A”.

En su tuit ella me menciona en calidad de testigo y al retuitearla Carreño añade “autor intelectual”.

Escribo esto para que vean el amedrentamiento y acoso típico de este régimen que pensaba que yo no asistiría, no daría la cara ni me haría responsable de mis actos como periodista con más de 51 años de ejercicio profesional.

Pudieron ver los tuits cargados de odio y mentiras como los del mismo diputado o los de Rizarrita entre otros rojitos que me tildaron de cobarde desde el mismo martes 9. Hoy al salir de la Fiscalía, tras la comparecencia ante tres fiscales muy profesionales por mas de tres horas (¡mi reconocimiento público hacia ellos!), podría decir que la cobardía del régimen se demostró cuando en el momento que declaraba a los medios de comunicación nacionales e internacionales, un colectivo de 25 personas movilizadas desde Barcelona y otros lugares mas cercanos a Caracas, además de los damnificados alojados en Parque Central, comenzaron a gritar las consignas repartidas como “preso”, “yanqui”, “asesino”, “enemigo” y otros epítetos menos decentes.

Una vez mas, la violencia es el arma de los que no tienen la razón.

Paso ahora a dejar muy claro lo que dejé saber en mi interrogatorio:

Primero que nada debo manifestar a todas mis fuentes bien sean oficialistas, rojas rojitas o de los demócratas opositores, que están preservadas.

Sabiendo la campaña emprendida en mi contra bajo la autoría de Mario Silva (solo pasó 20 minutos ante los fiscales) acusándome de lo mismo igual que la del ministerio de información con avisos pagados y los libros digitales como “Víctimas de la Arrechera” podía saber por donde vendrían los tiros de la fiscalía.

Dejé muy claro que el tuit colocado por mi el 15 de abril alertando al CNE de una irregularidad electoral en un CDI del estado Zulia (“Informan que en el CDI de La Paz en Gallo Verde, Maracaibo, hay urnas electorales escondidas y los cubanos de allí no las dejan sacar” link de Twitter) no produjo ningún daño ni en ese centro ni en otro de ese estado. Tampoco en otros como bien lo documentó PROVEA. En el específico mencionado por mi el diario La Verdad de Maracaibo constató, al igual que otros medios de comunicación locales y nacionales, que estaba totalmente activo y sin daño alguno al mismo día siguiente. Comprobada la mentira oficial otra vez.

Mi tuit no hizo llamado a ninguna acción violenta o de ninguna índole. Solo alertó de una irregularidad con cajas de votación. Reiteré que los hechos de terceros no se me pueden atribuir pues tampoco yo sé si ocurrió algo y de haber pasado no sé quienes ni por qué lo habrían hecho.

Mi fuente respecto a ese tema es una que por más de diez años me ha brindado información cierta, oportuna y veraz tanto del ámbito gubernamental como el de los opositores en el Zulia. Por cierto, que ante la magnificación hecha por el diputado Carreño de seis mil retuits de mis seguidores debo decirle, una vez más, que eso sería menos del 2%. Poco interés para el lunes 15 de abril a las 2 de la tarde, pareciera. Más a mi favor ante el agavillamiento rojo.

Si revisan mi perfil @nelsonbocaranda se darán cuenta que he escrito mas de 106.000 tuits, ninguno llamando a la violencia sino por el contrario a la paz, concordia, reconciliación y entendimiento nacional. Tener casi millón y medio de seguidores no se logra a base de mentiras ni falsedades. Y eso les duele pues ya se demostró cómo han tenido que comprar listas de seguidores en Twitter para “engordar” muchas cuentas de oficialistas empezando por las del fenecido mandatario.

Sé que los periodistas vivimos en permanente riesgo. En 51 años de ejercicio profesional mi única autoría intelectual es la de mis columnas, escritos, programas radiales o televisivos, nuestro portal Runrun.es y eventuales participaciones en espacios internacionales.

Por mi desempeño he logrado prestigiosos premios nacionales e internacionales que van desde el Premio Nacional de Periodismo (cuando los jurados no jalaban bolas al gobierno) en dos oportunidades o el Premio Onda de España, ya para el año 1969.

Siento que el habérseme dedicado hoy la página editorial de The Washington Post (aquí en español) es otro reconocimiento a la labor de los periodistas que luchamos contra la censura, la autocensura, las mentiras, falsedades y campañas de desprestigio de este u otros regímenes similares en el mundo.

Gracias a todos los que me acompañaron bien en persona o con sus palabras y testimonios por diferentes vías.

Puedo cerrar esta nota repitiendo el viejo refrán: “Quien no la debe no la teme”.

@nelsonbocaranda