NICOMEDES FEBRES LUCES | ¿QUÉ  DIJO  HAUSMANN?

Screen Shot 2018-01-23 at 12.10.43 PM23 de enero de 2018Screen Shot 2018-01-23 at 12.09.19 PM

*  Estaba fuera cuando se produjeron las declaraciones de Ricardo Hausmann, persona a quien no conozco ni de vista ni de trato, y él habló sobre una solución opcional a la crisis venezolana.

Por supuesto vinieron en seguida las declaraciones destempladas de tirios y troyanos en uno y otro sentido. El régimen trató de llevar agua a su molino hablando de una eventual invasión militar gringa, y si mal no recuerdo, hasta hablaron de hacer ejercicios de combate para defender el sagrado suelo de la patria después que ellos le han dado hasta su hombría a los castristas cubanos.

Se envolvieron en la bandera nacional pese a que con ella se han limpiado el rabo una y otra vez.

Algunos opositores pacatos actuaron ruborizados como si lo dicho por Hausmann los había agarrado con los pantalones caídos.

Otros aplaudieron a rabiar y de vaina no sacaron su banderita gringa con el slogan Gringos Welcome.

Screen Shot 2018-01-23 at 12.17.53 PMdownload-2 12.16.32 PMLa cosa era tan patética que parecía propio de Locademía de Policías y que se cae por su propio peso si nos imaginamos a Hausmann, un economista muy serio y respetado en el mundo académico global, disfrazado con chapitas y todo de comodoro o de mariscal de campo de la presunta invasión, compitiendo ahí ahí con padrino y sus generalotes que andan con las chapitas en el pecho por mala conducta y poca aplicación.

Vainas de ahora digo yo, cuando vale más el prontuario que el curriculum.

Una eventual intervención militar gringa tomaría al país en cuestión de horas y sin resisitencia para beneplácito de la población si viene acompañada de comida, medicinas, juguetes y médicos, empezando por los cuida carros del puerto de La Guaira que le dirían al capitán de los navíos arribados: ¿se lo cuido señor?

Supongo yo que esa presunta y temida invasión vendría acompañada de un gobierno de transición nacional apoyado por la comunidad internacional, salvo las esperadas excepciones de unos paisitos lambucios empezando por los verdaderos afectados que son los cubanos de raúl castro y su chulería. Por supuesto sería desmantelada la policía política cuyos esbirros serían juzgados por la comunidad internacional, la guardia nacional e intervenido el ejército.

Se llamaría a elecciones generales lo antes posible previa reorganización de los servicios de identificación y extranjería y los registros y notarías cuyos responsables serían juzgados y las pruebas sobrarían porque la burocracia se plegaría a los nuevos jefes que con solo expulsar a los empleados que no colaboren con las investigaciones o acusarlos de cómplices, incluso no necesitarían recibir parte del dinero recabado por aportar sus pruebas y denuncias.

Se reactivaría el aparato productivo especialmente el agropecuario, se intervendría PDVSA y muchas empresas del Estado serían privatizadas para que vuelvan a producir y evitar la hemorragia de dinero del fisco nacional lo que reduciría el gasto público.

Con la asesoría gringa se democratizaría más el poder, se respetarían las leyes y se resolverían muchos problemas de salud pública y alimentación y todos los venezolanos competentes echarían de nuevo a andar al país.

Los gringos entraron en Francia, Holanda, Bélgica, Alemania, Japón, Santo Domingo, Cuba y salieron de allí en un plazo breve sin exigir territorios o sin producir descalabros económicos.

Supongo que la DEA quedaría aquí con una buena representación para ayudar en las luchas antidrogas y esa colaboración estaría presente en muchas áreas tecnológicas y de seguridad nacional.

download-2No faltarían los radicales que exigirían que el ejército venezolano invadiera a Cuba para liberar con armamento gringo a la isla antillana y lavar el destruido honor militar patrio. Basta saber si estos militares de aquí tienen las gónadas para eso y exterminar así el comunismo latinoamericano, o si a Trump le da por dejar de tuitear y ser arrecho con los hechos y no con las palabras de bocazas que tiene.

Lo único por lo que ruego para nosotros es que esta arrechera que cargamos no se nos pase nunca para no olvidar todos estos años perdidos y sufridos.