Octavio Lepage | ARRUINARON A VENEZUELA

Screen Shot 2015-10-21 at 11.26.11 AMHOJA DE RUTA POLÍTICA (No 163)

Caracas, 13 de Octubre del 2015

Con la excepción de los ricos tradicionales y de los ricos nuevos, los venezolanos tropezamos con dificultades crecientes para comer sano y completo. En buena medida, esta situación crítica se debe a que concentramos los ingresos elevadísimos por años consecutivos de altos precios del petróleo a endiosar a Chávez, a ir levantándole un pedestal como líder mundial.

Fidel Castro alcanza el poder en tiempos de la Guerra Fría cuando las dos súper potencias de la época, Estados Unidos y la Unión Soviética se disputaban el predominio mundial. Cuando se declara comunista y se alinea con el bloque soviético, Cuba adquiere un valor estratégico de primer orden. Su cercanía al territorio norteamericano reforzaba grandemente el poder militar soviético.

Pero al mismo tiempo el colectivismo arruinó su economía. Para sobrevivir Cuba necesitaba ayuda externa. La Unión Soviética se la suministró; pero cuando ésta colapsa, cuando dejó de ser súper potencia, esa ayuda se paralizó.

Fidel Castro la habría pasado muy mal de no haber sido por Hugo Chávez, quien se consideraba dueño absoluto de Venezuela. Con olvido de que Venezuela es un país modesto, en período de bonanza por los precios elevados del petróleo le acordó a Cuba la ayuda que antes le había estado suministrando la Unión Soviética. Es más, la incrementó. Chávez se sintió que había ascendido a la categoría de líder mundial. A pesar de la ruina de hoy, estando como estamos, en la antesala de una gran hambruna, le seguimos regalando a la Cuba castrista cien mil (100.000) barriles diarios de petróleo. El endiosamiento de Chávez, su súper liderazgo, también le costó muy caro a Venezuela.

Poco a poco, con menos velocidad de la requerida y deseada, veníamos superando nuestra vulnerabilidad al depender exclusivamente del petróleo. Producíamos un buen porcentaje de los alimentos que consumimos, y en algunos de ellos hasta quedaba un excedente para la exportación. Las expropiaciones alocadas de Chávez provocaron un retroceso lamentable. Chávez expropió cuatro millones (4.000.000) de hectáreas en plena producción, comprometiéndose a establecer en ellas lo que denominó “fundos zamoranos” (en honor a Ezequiel Zamora). Puro bla bla bla. Esas tierras expropiadas son hoy monte y culebra.

Mañana cuando cese la persecución y se restablezca la democracia, debería verificarse la situación actual de esas tierras productivas robadas (como dijo María Corina Machado), por el gran responsable de la ruina de Venezuela.

Es imposible que estas calamidades no se agiten en la campaña electoral para complacer a los estrategas de la resignación. Por éstas y por muchas otras razones, los venezolanos en su aplastante mayoría deberán votar por el cambio y contra el continuismo de esta dictadura incompetente y rapaz.