Share this:

" />
Octavio Lepage ¡Fuera Cuba!

Screen Shot 2014-02-23 at 8.14.09 AMMiércoles, 19 de marzo de 2014 

¡Fuera Cuba!

Las manifestaciones contra la injerencia de la Cuba castrista fueron multitudinarias a pesar de la escasez de propaganda y de la fatiga normal al cabo de 33 días de movilizaciones callejeras

La primera deducción es que se ha configurado una conciencia sostenida de rechazo a la injerencia cubana y de indignación colectiva ante el pisoteo de la soberanía nacional. Si nos descuidamos, podríamos quedarnos sin patria.

Lo de la penetración cubana no es invento de opositores radicales que necesitan el oxigeno de la confrontación. Los hechos hablan por sí solos. Desde que la Unión Soviética colapsó siendo una super potencia por culpa de un modelo político económico fracasado, Rusia suspendió la ayuda a Cuba montante en cinco millones (US$ 5.000.000) de dólares diarios. Chávez, deslumbrado por Fidel Castro, asumió esa ayuda multiplicándola. Solamente los cien mil (100.000) barriles diarios de petróleo despachados gratuitamente a Cuba, superan ampliamente lo que le entregaba Rusia. Por otra parte, como lo denunciara Antonio Ledezma, en la manifestación, en Venezuela hay 45.000 agentes cubanos para garantizar el flujo ininterrumpido de esos 100.000 barriles diarios de petróleo. Además la ayuda a Cuba no es solamente en petróleo, configura una especie de delta cuyos múltiples canales vuelcan en el erario castrista recursos multimillonarios.

Que Venezuela haya asumido la carga de financiar durante años a Cuba, con su aparato productivo destruido por la terquedad en aplicar un modelo económico- fracasado, que ya había colapsado a la Unión Soviética, es realmente demencial. A pesar de carecer por completo de explicación racional, fue una de las aberraciones ideológicas de Chávez que la mantuvo por años abusando de su poder omnímodo. En la actualidad, no solamente Chávez es difunto, la situación económica de Venezuela ha cambiado radicalmente. Somos un país en situación económica comprometida. Los dólares que percibimos por las exportaciones del petróleo, que si nos pagan, son insuficientes para financiar la importación de artículos de primera necesidad, presentándose una situación de desabastecimiento que ha conducido a la adopción de la Libreta de Racionamiento, disimulada con el nombre de Tarjeta de Alimentación.

La reacción de Maduro es típica de quien ejerce el poder por delegación. No sopesa las repercusiones que esta situación de colonialismo pueda tener en los venezolanos, incluso en el mundo castrense. Convocó al embajador de Cuba a Miraflores para definir nuevas modalidades de ayuda. El cipayo perfecto.

No hay dólares para comprar comida, pero si hay dólares para comprar bombas lacrimógenas (US $ 25 c/u). Se compran conciencias, pero no se compra comida ni medicinas para los hospitales. La reacción contra esta realidad que avergüenza tiene que mantenerse como bandera de la resistencia callejera para restablecer la democracia en Venezuela.

ANALITICA.COM no se hace responsable por las declaraciones y conceptos emitidos en los artículos de opinión publicados en nuestro sitio Web, los cuales son de la exclusiva responsabilidad de sus autores