Octavio Lepage | GOBERNANTES FORAJIDOS

Screen Shot 2015-10-16 at 10.50.29 AMHOJA DE RUTA POLÍTICA (No 162)

 Caracas, 13 de Octubre del 2015

 

En Venezuela impera una dictadura. Ni siquiera el gobierno se interesa en negarlo. No le hace caso a las exhortaciones de individualidades y organismos internacionales de prestigio mundial que han venido y continúan insistiendo en solicitar siquiera un mínimo de libertades para un proceso electoral confiable.

El gobierno se niega –lo reiteramos– a aceptar la presencia de observadores internacionales idóneos e imparciales. A confesión de parte relevo de pruebas, podrían argumentar quienes están convencidos de que el gobierno prepara un fraude electoral.

El gobierno rechaza la exigencia nacional y mundial, casi unánime, de amnistía para que las elecciones se celebren sin presos políticos. Continuarán encarcelados Leopoldo López, Antonio Ledezma (casa por cárcel), Daniel Ceballos (casa por cárcel), y decenas de estudiantes apresados en manifestaciones pacíficas de protesta del año pasado.

Hagan memoria y recordarán que a pesar de su carácter pacífico, aquellas manifestaciones fueron reprimidas con salvajismo por distintos cuerpos policiales y por los colectivos paramilitares armados, con el saldo trágico de 43 estudiantes muertos.

Con audacia inspirada en los principios de propaganda política sistematizados por Goebbels, el gobierno ha venido desarrollando la estrategia de insinuar, de sugerir que la culpa de esas muertes recae en los organizadores de aquellas manifestaciones. En su alevosía ha llegado al extremo de crear un Comité de Familiares de las Víctimas de las Guarimbas.

Esta manipulación de la verdad quedó al descubierto. En efecto, el líder del colectivo paramilitar armado “Colectivo 5 de Marzo”, José Odreman, declaró en tono de dolorido reproche: Antes me buscaban (los del gobierno) para que con mi gente infiltrara las guarimbas y generara violencia, ahora me persiguen. Esta declaración de Odreman fue transmitida por televisión. Poco después fue detenido y luego acribillado.

Los venezolanos estamos en cuenta de la determinación de Maduro de evitar su derrota el 6D. Sabemos de su total carencia de escrúpulos y de su desprecio de la opinión internacional. Lo que se requiere es permanecer alertas, mantener en alto la moral cívica combativa y organizarse para hacer respetar el triunfo electoral.

La voluntad de cambio derrotará el continuismo.