Octavio Lepage | ¿HACIA DÓNDE VAMOS?

Screen Shot 2015-10-08 at 4.32.04 PMHOJA DE RUTA POLÍTICA (No 160)

8 de Octubre del 2015

 

En los mentideros políticos se especula sobre contactos no públicos entre personeros del gobierno y dirigentes de oposición. Se trataría de buscar un modus vivendi que garantice a Maduro gobernar hasta 2019 y a esos dirigentes posiciones de poder. El análisis objetivo de la situación política actual no invita a dar crédito a tales consejas.

En dos años largos de Maduro al frente del gobierno, en lugar de propiciar y estimular una atmósfera de distensión y acercamiento con la oposición democrática, endureció la intolerancia y exageró la represión política. Es más, ha estado cavando trincheras de odio.

Sin embargo, quién sabe si sus expertos consejeros cubanos le han planteado que aparente cierta tolerancia y flexibilidad. Ellos están convencidos de que el apoyo a Maduro se ha derrumbado y que esta vez su comprobada veteranía en manipulaciones fraudulentas no lo salvará de una derrota sísmica. Siendo así, a lo mejor le recomiendan que se las ingenie para tranquilizar a la oposición con la ilusión de que el gobierno aceptaría una derrota electoral moderada.

No sería descartable que en la oposición surjan criterios y voces favorables a una actitud receptiva. La realidad que se confronta es demasiado dura y los venezolanos no están acostumbrados a vivir con las carencias y limitaciones de la actualidad.

La oposición tiene ante sí dos objetivos irrenunciables. Primero, motivar y movilizar a los electores para que participen con entusiasmo, sin miedo, sin desmayos en la campaña electoral. Segundo, que la determinante mayoría acuda a los centros electorales a votar el 6 de Diciembre.

Las investigaciones especializadas y el contacto directo con la gente en la calle evidencian la decisión ampliamente mayoritaria de votar contra quienes gobiernan actualmente el 6 de Diciembre. Por otra parte, a diario tenemos demostraciones de la determinación gubernamental de interferir en el desarrollo del proceso electoral y de crear problemas el día de las elecciones. Tanto así, que Maduro, más de una vez, ha amenazado que si ganase la oposición él saldría a la calle y se pondría al frente de sus partidarios para impedir que la “revolución” sea desplazada del poder.

El CNE se ha negado rotundamente a autorizar que organismos tan solventes como la OEA, las Naciones Unidas, la Unión Europea envíen observadores para fiscalizar el desarrollo y el proceso de la campaña electoral y las votaciones el 6 de Diciembre. Esta negativa tan rotunda es indicativa de que el gobierno tratará de ganar las elecciones a las guapas. Como los venezolanos, en su gran mayoría, no toleran más este gobierno, se movilizarán para hacer respetar su voluntad de cambio.