Octavio Lepage ||| LIBEREN A LOS PRESOS POLÍTICOS RECLAMA EL MUNDO CIVILIZADO

Octavio LepageHOJA DE RUTA POLÍTICA (No 124)

Caracas, 23 de Abril del 2015

Screen Shot 2015-04-28 at 11.13.49 PM

La libertad de los presos políticos en Venezuela hoy es bandera universal. Que permanezcan encarcelados, sin fórmula de juicio o en base a juicios amañados, resulta intolerable para el mundo civilizado. Eso explica que instituciones y personalidades de alto rango hagan pronunciamientos públicos en los que se pide, con argumentos de peso, que se libere a los presos políticos.

El más reciente es el documento presentado ante la Cumbre de Panamá firmado por casi todos los ex presidentes y exjefes de gobierno de América Latina, merecedor de que además de Internet se le divulgue también por escrito. Ofrece un análisis veraz y objetivo de la precaria situación de la democracia en Venezuela como plataforma sólida para reclamar la libertad de los presos políticos, mencionando expresamente los casos de Leopoldo López, el Alcalde Metropolitano Antonio Ledezma y el ex alcalde de San Cristóbal Daniel Ceballos.

Casi al mismo tiempo, el Parlamento de España (allá se le denomina Congreso de Diputados), sólo con el voto en contra de Podemos, el partido del muy conocido en Venezuela político español Monedero y del eurodiputado Pablo Iglesias, también solicitó la libertad de los tres líderes mencionados y del resto de los presos políticos. En el mismo sentido se pronunciaron el Senado de Colombia y el Senado de Chile, en éste con el voto emblemático de la senadora María Isabel Allende, hija del finado presidente Salvador Allende, militante como él del Partido Socialista Chileno.

Resulta difícil de explicar que dentro de Venezuela, hasta el momento, la campaña por la libertad de los presos políticos sea menos sostenida y vigorosa que la internacional, cuyas últimas manifestaciones acabamos de reseñar. En política son inevitables las rivalidades, y por lo tanto no hay que rasgarse las vestiduras al tropezarse con esas debilidades inherentes a la condición humana. Este podría ser un factor explicativo de la dejadez predominante en el liderazgo político de la oposición para luchar con más fuerza, con más firmeza por la libertad de los presos políticos, lo que constituye uno de los factores indescartables para unas elecciones limpias y confiables.

Escrito lo anterior, tropezamos con declaraciones de Chúo Torrealba, el hombre de la MUD, reveladoras de que él ve con claridad la urgencia de luchar con contundencia por la libertad inmediata de los presos políticos. Considera que es urgente iniciar una movilización nacional con esa bandera. Este es el camino. Todo menos permanecer pasivos y mudos, como ciertos dirigentes políticos alérgicos a todo tipo de confrontación.