Octavio Lepage | MADURO NO PEGA UNA

Octavio Lepage copy 3HOJA DE RUTA POLÍTICA 236

 Caracas, 20 de Septiembre del 2016

 

La reunión del Movimiento de Países no Alineados (MNOAL) en Margarita amerita evaluación desprejuiciada. Maduro vio en ella una oportunidad caída del cielo para refrescar su imagen internacional en razón de sus crónicas metidas de pata en el ámbito diplomático. De nuevo tuvo mala suerte. Como se dice en criollo, le salió el tiro por la culata. 

En primer lugar, el personaje más importante de esta Cumbre no fue Raúl Castro, quien llegó, leyó su discurso y regresó precipitadamente a La Habana; ni Rafael Correa, tan faramallero y discurseador, quien guardó silencio sepulcral; ni Evo Morales, quien mantuvo la imagen hierática propia de los Incas. La imagen que le imprimió su signo a la publicitada y costosísima Cumbre del MNOAL fue el valetudinario Robert Mugabe, con 30 años como sangriento dictador de Zimbabue a quien se define muy bien diciendo que es un sátrapa cargado de años y de crímenes. En una oportunidad, acosado por la presión internacional, convocó a elecciones y fue derrotado. Reaccionó asesinando al candidato vencedor. Es una vergüenza que también estuviese presente el presidente de Corea del Norte, cuya última hazaña fue lanzar a una jauría de perros hambrientos a su tío, de quien sospechaba conspiraba contra él.

No es descartable que el Movimiento de Países No Alineados desaparezca en manos de Maduro. Como su nombre lo indica, el MNOAL nació para tratar de evitar una tercera guerra mundial, la guerra atómica, dado el enfrentamiento inquietante entre el bloque de Occidente, liderado por EEUU, y el bloque soviético; lo que se llamó la Guerra Fría. Desaparecida ésta, desaparecida la Unión Soviética, con el presidente Obama que visita La Habana moviéndose como Pedro por su casa, ya ese riesgo de guerra atómica se ha disipado y el MNOAL no tiene su razón de ser.

Recuerdo que me correspondió junto con el Embajador Simón Alberto Consalvi, para entonces embajador en Yugoslavia, asistir como observadores oficiales de Venezuela a la II Cumbre del Movimiento de Países No Alineados en El Cairo, en Octubre de 1964. Desgraciadamente Nehru, el gran animador y propulsor del movimiento había fallecido unos meses antes, fue un encuentro sumamente interesante y enriquecedor para la época.

Por otro lado, al revisar los nombres de los asistentes a la Cumbre de Margarita, aparte de los agradecidos compañeros de ruta, todos beneficiarios del manirroto ex presidente Chávez que regalaba petróleo a diestra y siniestra, nos encontramos que ninguna personalidad importante hizo acto de presencia. No llegaban ni a 10 los presidentes que asistieron. En una palabra, este movimiento en la actualidad carece por completo de representatividad. Es una momia más esperando cristiana sepultura. 

En cuanto a Mercosur, es bueno que se sepa, nunca se justificó que Venezuela se afiliara a esa organización establecida para facilitar el comercio internacional entre Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay. Venezuela no tenía nada qué exportar a esos países, salvo petróleo que se los vendía a precios casi simbólicos. Es completamente falso que la salida de Venezuela del Mercosur le haga daño a Venezuela como país y a ningún venezolano como persona.