Octavio Lepage ||| OBAMA SE LANZÓ AL RUEDO

Octavio LepageHOJA DE RUTA POLÍTICA (No 115) Caracas, 12 de Marzo del 2015

La Orden Ejecutiva (EO) emitida por el presidente Obama no es contra Venezuela. Es contra siete venezolanos, mencionados con nombre y apellido.

Se les acusa de persecución de opositores políticos, reducción de la libertad de prensa, utilización de la violencia y de violaciones a los Derechos Humanos en respuesta de las protestas contra el gobierno, y del arresto arbitrario de manifestantes opositores, así como la significativa corrupción en el ámbito político.

Estas acusaciones tienen fundamento sólido. La represión brutal de las manifestaciones estudiantiles de protesta pacífica en Febrero del 2014 dejó un saldo trágico de 43 estudiantes asesinados. El calabozo bautizado como LA TUMBA en los sótanos del Sebim, recuerda las ergástulas de la primitiva tiranía de Juan Vicente Gómez, al igual que las detenciones sin fórmula de juicio de Leopoldo López y de Antonio Ledezma y Daniel Ceballos, Alcaldes electos por el voto del pueblo. Y en cuanto a corrupción política, estamos soportando los venezolanos el bochorno del descubrimiento de cuentas bancarias en bancos extranjeros, la mayoría de ellos especializados en depósitos secretos, de miles de millones de dólares provenientes de la corrupción y del tráfico de drogas.

Screen Shot 2015-03-13 at 9.08.36 PMLos altos personeros del gobierno deberían estar avergonzados y decididos a cortar por lo sano propiciando el castigo a los culpables de los robos multimillonarios al Tesoro Nacional. Por el contrario, han reaccionado con aparatosa indignación. Según ellos, la denuncia del presidente Obama sería el preludio de una acción armada contra Venezuela. Lo dicen tratando de inflamar el patriotismo de los venezolanos. No lo van a lograr. Si Estados Unidos no invadió a Cuba a pesar de ser base de la súper potencia enemiga situada a muy poca distancia de su territorio, mucho menos se les ocurrirá una acción armada contra Venezuela. Ni siquiera se le ocurrió al ex-presidente Bush, un guerrerista convicto y confeso.

La oposición venezolana, sin complejos, debe salirle al paso a esta maniobra patriotera. Muy pocos venezolanos se tragan el cuento de que la denuncia del presidente Obama es indicio de una intervención armada del imperialismo norteamericano, ni siquiera en la hipótesis de que sus servicios de inteligencia hayan descubierto complicidades peligrosas del gobierno venezolano con grupos terroristas del mundo árabe y de Irán.

La acusación de Obama evidentemente pretende ser usada por Maduro como prueba de las manipulaciones de Estados Unidos contra su gobierno y opacar así la grave crisis que estamos viviendo. Corresponde a la oposición evitarlo.