Octavio Lepage | VENEZUELA EN EL SÓTANO

Octavio-LepageHOJA DE RUTA POLÍTICA (No 146)

Caracas, 19 de Agosto del 2015

Por televisión vimos las primarias en Argentina, en las que compitieron trece (13) aspirantes a la sucesión de Cristina Kirchner. Se desarrollaron con normalidad, a pesar del ardor con que cada uno de los aspirantes promovió sus aspiraciones, El gobierno, objeto de acusaciones demoledoras, no incurrió en represalias policiales ni tribunalicias.

También Guatemala está en vísperas de elecciones presidenciales en las que también compiten varios candidatos. La campaña electoral ha sido dura y controversial, al punto de que la vicepresidenta se vio obligada a renunciar acusada de corrupción. Por televisión (CNN En Español) hemos visto masivas y ruidosas manifestaciones callejeras de protesta contra el Presidente –un General– a quien también acusan de corrupto. Sin embargo, esas manifestaciones no han sido disueltas por la fuerza ni sus promotores han sido encarcelados, vejados ni torturados.

A diferencia de Argentina y Guatemala, en Venezuela la intimidación y la arbitrariedad no tienen límites. En las manifestaciones estudiantiles del 2014, las balas disparadas por cuerpos policiales y paramilitares (colectivos armados), tuvieron el saldo trágico de 43 estudiantes asesinados; y es práctica habitual el encarcelamiento de dirigentes políticos sin formula de juicio, con base a expedientes amañados.

Argentina no fue siempre así. Padeció sangrientas dictaduras militares con el saldo trágico de millares de encarcelados y desaparecidos. Todos aquellos generales gorila, con Videla a la cabeza, fueron condenados a muchos años de prisión, ya que los delitos de lesa humanidad no prescriben. Ese pasado ominoso es hoy un mal recuerdo para los argentinos, y ese país sigue evolucionando y perfeccionando su democracia. Guatemala padeció también dictaduras feroces. Venezuela en cambio sigue hundiéndose.

Cuba viene entendiéndose con el “imperio”, con el compromiso implícito de seguir suavizando su implacable dictadura totalitaria. Trasladaría a Caracas su sofisticado aparato de represión y propaganda para continuar tratando de imponer en América Latina el modelo cubano.

Ese cálculo podría fallarle. El ególatra Rafael Correa, quien pretende reformar la Constitución para reelegirse indefinidamente, está en serios aprietos. En las grandes ciudades ecuatorianas se han realizado grandes manifestaciones de protesta. Pareciera que será cuesta arriba que pueda permanecer a su antojo en el poder.

Para humillación nuestra, Venezuela está en el sótano. Incluso Haití tiene un gobierno bastante menos represivo que el venezolano ¿Seguiremos tolerando esta situación humillante?Screen Shot 2015-08-19 at 12.34.43 PM