Octavio Lepage | VENEZUELA TODA CON EL REVOCATORIO

OCTAVIO LEPAGEHOJA DE RUTA POLÍTICA 231

Caracas, 6 de Septiembre del 2016

Otro acierto de la MUD haber denominado Toma de Caracas a la impresionante y emocionante jornada popular del 1S. En efecto, la ciudad fue tomada de Este a Oeste, de Norte a Sur, por sus habitantes, aún cuando el gobierno bloqueó todas las vías de acceso. La prohibición del sobrevuelo de avionetas y hasta de drones no pudo ocultar la realidad. Sin propaganda y con escasez de recursos para la movilización, marcharon por lo menos 1 millón de venezolanos. 

Desde hace años, Caracas no había sido escenario de una movilización ciudadana de tan vastas proporciones. El esfuerzo organizativo de la oposición, bajo el certero comando de la MUD, y su trabajo silencioso pero muy efectivo fueron decisivos. Sin embargo, el factor más poderoso fue la determinación colectiva de quitarse de encima, mediante el voto, una estructura de poder mafioso que arruinó a un país tan próspero como lo era Venezuela hasta la toma del poder por el chavismo en 1999. Esa determinación masiva pero silenciosa ya se había hecho presente en las elecciones del 6D, ganadas por la oposición por paliza (112 diputados de oposición y apenas 55 diputados oficialistas). 

El 1S sumado al 6D son evidencia irrebatible de que Maduro ya no tiene pueblo, que está montado en el aire, si acaso sobre una plataforma de tanquetas blindadas

¿Y ahora qué? Seguir luchando para que este año se realice el Revocatorio. No nos movilizamos el 1S tratando de tumbar el gobierno, ni tampoco para iniciar una etapa de trastornos civiles, que se sabe cuándo empiezan pero no cuándo terminan. Esta demostración de apoyo popular, de fuerza política, es plataforma poderosa para reclamar Revocatorio este año. 

Es oportuno recordar lo dicho por Chúo Torrealba:

no es una marcha más, porque es el envión que nos llevará en movilización continúa hasta el éxito del 20% de las firmas que se requieren para el Revocatorio. Tampoco es la batalla final, porque los civiles no ganamos batallas sino que vencemos en contiendas cívicas. La movilización del 1S es parte muy importante de una estrategia que el 6D probó ser victoriosa, y que lo seguirá siendo en la medida en que mantengamos el foco en la búsqueda de la solución electoral y pacífica, constitucional y democrática, única lucha que cuenta probadamente con apoyo popular y respaldo internacional

Maduro y sus gorilas están poniendo en evidencia que carecen de frenos políticos y éticos al desatar una represión feroz contra los dirigentes de la oposición. Menos mal que lo hacen con tanta torpeza que nadie le da crédito a sus absurdas denuncias sobre conjuras y conspiraciones imaginarias.

Así como con serenidad, sin miedo, sin escándalo, se realizó la Toma de Caracas, mañana se realizará la toma del resto de Venezuela