Pedro Benítez @PedroBenitezF | Si Andrade e Isea negocian con Estados Unidos, ¿por qué no Maduro?

Pedro Benítez KonZapata18 marzo, 2015

Son varios los temas en la agenda de ese tentativo diálogo: derechos humanos, narcotráfico, terrorismo y en particular el punto débil de la imagen internacional de la revolución chavista, la corrupción

Screen Shot 2015-03-18 at 1.55.58 PMEn la vida todo tiene solución menos la muerte. Maduro tiende la mano a Obama y pide dialogo. Cuidado y le toma la palabra. Después de todo, ya el gobierno norteamericano anda en eso con Alejandro Andrade y Rafael Isea. Desde hace un buen rato estos patriotas cooperantes han preferido depositar su confianza en el imperio yanki antes que en la tierra de Bolívar. Otro de esos extraños giros de los “héroes” del 4 de febrero.

Si ya los norteamericanos negocian con dos connotados ex miembros del círculo íntimo del poder chavista, ¿Por qué no negociar con Maduro, que tiene más que ofrecer? Porque los representantes del gobierno de los Estados Unidos sí están dispuestos a negociar, que es distinto a dialogar. Maduro también.

Son varios los temas en la agenda de ese tentativo “dialogo”: derechos humanos, narcotráfico, terrorismo y en particular el punto débil de la imagen internacional de la revolución chavista, la corrupción.   Y es ahí donde los gringos están hincando los dientes.

frase-gringos-maduro-2La corrupción roja rojita del Estado chavista es de tales dimensiones que ya es una problema de carácter internacional.  El manejo discrecional de los seguros de PDVSA, el uso y abuso por años de la Tesorería Nacional con la Contraloría pintada en la pared, las compras de plantas eléctricas y equipos militares rusos sin licitación, contratos asignados a dedo a empresas de países aliados (como Odebrecht), la total impunidad para los operadores de bonos y divisas, el saqueo de alcaldías y gobernaciones de estado, millonarias comisiones en compra-venta de inmuebles por parte de administradores públicos, entre otros negociados, tiene como consecuencia lógica un problema: ¿Dónde colocar con seguridad el producto del latrocinio?

En la época de Guzmán Blanco eso se podía hacer con cierto disimulo, y no obstante, la cleptomanía del ilustre americano está bastante bien documentada. Las transferencias masivas, el lavado de dinero, el uso de instituciones financieras poco prestigiosas (por decir lo menos) y de testaferros todavía menos confiables, no se pueden ocultar en pleno siglo XXI.

obamaPero eso es lo que ha pretendido la elite chavista. Como todo el que incurre en una falta, actuaron con la esperanza de quedar impunes. El enemigo no es Obama, es la codicia. Es el pecado capital que los está matando.

Son de tales magnitudes las cifras que han engordado a la boliburguesía chavista que no la pueden ocultar. Son una perturbación (según la Casa Blanca una amenaza) para los gobiernos y el sistema financiero mundial.  El movimiento de dinero de origen oscuro es un problema internacional en particular luego de la crisis financiera del 2008, pero también por sus conexiones con el terrorismo internacional.

Entre los monumentos a la corrupción chavista destaca por encima de todos, y con toda lógica, PDVSA. Y resulta ser que ha sido el caso Illaramendi el hilo del mantel que ha llevado al FBI y al Departamento de Justicia de los Estados Unidos a la red mundial de cuentas y transferencias sospechosas que tienen su punto de partida en la petrolera venezolana. ¿Y quién fue el responsable de todo? El hoy (y por ahora) excelentísimo embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, Rafael Ramírez.

MaduroEl mismo al que Maduro viene degradando paulatinamente en estos últimos meses. Cuya presencia en el Gabinete le incomodaba. El que le caía mal. Al que le vienen sacando su gente de PDVSA, mientras lo van aislando. Es la cabeza que en bandeja de plata Herodes Antipas le puede entregar a Salomé. Y que por favor la comparación no ofenda la memoria de Juan el Bautista.

Pero es que esa candidatura se cae de maduro. Está facilita.

Porque si Maduro se sienta a negociar con los norteamericanos (si no es que ya lo está haciendo por medio de Raúl Castro) algunas cosas le van a pedir. Y algo les va a tener que dar.

Por lo pronto, aquí pretenden marear a las gradas con otra ley habilitante. La sexta desde 1999. La segunda de Maduro. Si por leyes habilitantes fuera, seríamos un país más desarrollado que Noruega. En noviembre de 2013 la Asamblea Nacional le dio poderes para legislar durante 12 meses en materia económica, y aquí vemos (y padecemos) los resultados. No se quiere uno ni imaginar las consecuencias de esta nueva habilitante “Antiimperialista para la Paz y la Defensa de la Patria”.

Mientras tanto, Diosdado Cabello y Vielma Mora insistirán en la repatriación de los caballos de Alejandro Andrade.