PEDRO PABLO FERNANDEZ | Tenemos que entendernos en torno a una agenda compartida (Troya en 3D)
UniversalLUIS DOMINGO ÁLVAREZ |  domingo 9 de agosto de 2015

Screen Shot 2015-08-10 at 11.08.32 AM

La MUD está dejando de representar el anhelo de unidad de los venezolanos

Está formada por partidos cuyo liderazgo está llamado a construir la unidad de los que queremos un cambio, eso se logra poniendo los intereses del país por encima de todo

Puede decirse que el diputado a la Asamblea Nacional (Copei), Pedro Pablo Fernández es un conciliador. Su discurso durante la apertura del primer período ordinario de sesiones del parlamento en 2013 y su participación el año pasado en la instalación de la Conferencia Nacional de Paz, en el Palacio de Miraflores; así lo demuestran.Hoy su nombre está presente en las circunstancias que colocan al partido socialcristiano Copei en el ojo del huracán político, prefiere no responder acusaciones y asegura que tampoco aspira ser candidato en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.Lo que ha pasado con Copei lo lamento profundamente, ese espectáculo de un partido que no puede resolver sus diferencias internamente y tiene que acudir a los órganos jurisdiccionales no debe ocurrir más nunca, aseguró.

Screen Shot 2015-08-10 at 10.56.20 AM-¿Por qué pasó?

-Eso básicamente ha pasado porque las últimas direcciones nacionales no respetaron la institucionalidad del partido. Tengo mucho tiempo separado de Copei, a pesar de que soy miembro de la dirección nacional, estoy muy alejado producto de diferencias en la forma como se abordan los problemas del país y de las cosas que se están haciendo.

-¿Y la junta directiva provisional nombrada por el TSJ?

-Esta nueva junta me está acercando cada vez más, me siento orgulloso viendo a Pedro Urrieta, presidente de Copei en Delta Amacuro, desarrollando una línea coherente donde pone los intereses del país por encima de los intereses del partido. La conducta de él, las cosas que ha dicho realmente son de un dirigente que está reivindicando la política en Venezuela. Yo me siento feliz cuando veo a un político que dice “yo no estoy reclamando los 27 puestos que le está quitando la Mesa a Copei, yo le estoy reclamando a la Mesa que incorpore los liderazgos regionales, la expresión de la sociedad civil, que oiga a los estados, que no pongan a la Mesa en función de los intereses de unos partidos sino del interés nacional”. Ese testimonio que está dando Pedro Urrieta reivindica lo que debe ser la política.

-¿A su juicio la MUD no reivindica la política?

-La MUD está dejando de representar el anhelo de unidad de los venezolanos. La MUD esta formada por un grupo de partidos cuyo liderazgo político está llamado a construir la unidad de los venezolanos que queremos un cambio, eso se logra cuando pones los intereses del país por encima de los intereses de cada partido. Cuando sales a convocar a los líderes regionales, a la sociedad civil, a los gremios, a la academia, a las universidades y construyes una unidad.

Si quienes conforman esa instancia (MUD) la ponen en función de colocar a la nómina de la dirigencia de cada uno de sus partidos como candidatos a diputados, dejan de representar la unidad, porque la unidad es mucho más que la suma de esos partidos representados en la MUD.

-¿Qué le piden a la MUD?

-Copei no está postulando candidatos contra la Mesa. El viernes pasado terminaron las postulaciones de los candidatos, pero hay un período de modificaciones. Se pide rectificación, por ejemplo, cuando quitas a Eduardo Gómez Sigala como candidato a diputado en su circuito natural en Lara, quien además representó a la oposición de forma brillante en la Asamblea Nacional, y mandas de Caracas un dirigente que fue primero diputado por Sucre, después diputado por los Altos Mirandinos; lo que tiene rota la unidad en ese circuito es la Mesa y no Eduardo Gómez Sigala. Cuando la Mesa pone a dirigentes de Caracas a encabezar las listas en 7 estados, la dirigencia regional que se siente atropellada no es la que rompe la unidad.

-¿Es posible construir sobre esa realidad?

-Para que se pueda lograr una mayoría clara en la próxima Asamblea Nacional hay que reivindicar la política, hay que ganar autoridad moral. Al país le hace falta que el liderazgo político sea auténtico, que sea sincero, no con los discursos sino con los hechos.

Mi preocupación principal, en este momento, es que el país está viviendo un momento muy difícil. Una crisis económica, una inflación que está empobreciendo a los venezolanos. El problema del desabastecimiento, el país no tiene suficientes divisas para importar todo lo que consume, ni para importar la materia prima que necesita la industria para producir, y a menor producción menor empleo.

Los problemas son muy graves y para resolverlos hace falta un entendimiento, un país dividido, un país confrontado, un país en medio de un conflicto permanente, es un país que no puede progresar.

-¿Cómo debe contribuir la oposición a ese cambio?

-El planteamiento nuestro es que el entendimiento debe ir más allá. Tenemos que entendernos todos, el país completo, en torno a una agenda compartida que pase por lograr unos objetivos básicos. Tenemos que unirnos todos los venezolanos para resolver el tema de la pobreza, el problema de la caída del aparato productivo, porque eso es desempleo, eso es desabastecimiento, eso genera una cantidad de problemas en la sociedad muy grandes.

Hay muchas razones hoy en Venezuela para procurar un entendimiento que nos permita superar esta crisis, que cada día se va agravando. Esta crisis no puede esperar la elección de la Asamblea Nacional, ni puede esperar al 2019, ni al 2021; tenemos que abordarla hoy y para poder enfrentarla hace falta construir espacios que permitan que nos pongamos de acuerdo.