PEDRO PABLO PEÑALOZA @pppenaloza | ¡Vota por el hambre!

2/3/2018Screen Shot 2018-03-02 at 2.48.40 PM

mí sí me funciona el motor y me funciona bien duro, afirma el presidente Nicolás Maduro en pleno centro de Caracas. Suerte que tiene el aspirante a la reelección segura. En contraste, la economía venezolana tiene 15 motores y no le funciona ninguno. Pero eso es lo de menos. La patria carece de comida y medicinas, pero cuenta con candidato. ¡Bienvenidos todos a la fiesta electoral! El abanderado de Somos Venezuela –y también del PSUV– promete que el plan de la patria de 2019 superará al de 2013. ¿Será humanamente factible rebasar los niveles de hiperinflación, escasez y desempleo que está arrojando el plan legado por el difunto comandante Hugo Chávez? Difícil. Aunque ya lo advierte el eslogan oficial: #JuntosTodoEsPosible.

¿Qué les parece el Petro?, inquiere Maduro a la muchedumbre, que contesta con gritos y aplausos. Afortunadamente, no preguntó por el bolívar, causa de llanto y nostalgia. La primera es criptomoneda, la segunda yace en una cripta. Ustedes saben qué es obtener 3 mil millones de dólares en apenas siete días, continúa el cuestionario. Imposible. Ni que fueran empresarios de maletín o generales de Cadivi. Al pueblo lo que es del pueblo: en el mes de marzo lo que viene es candela en el carnet de la patria, adelanta el líder de la revolución. El bono de fuego, que luego se convertirá en cenizas.

Maduro jura por enésima vez que tan pronto salga de ese molesto trámite burgués que son las elecciones, iniciará una gran ofensiva para construir una nueva economía. Ahora sí, la guerra económica tiene sus días contados. La prosperidad está a la vuelta de mayo. Incisivo y profundo, el mandatario interpela a sus rivales: ¿qué va a pasar un día después? ¿Qué va a pasar un mes después? ¿Qué va a pasar un año después? Fácil. Más hambre, más miseria y más violencia. Si se mantiene la revolución, tampoco hay que ser adivino. Basta con padecer el presente, para comenzar a sufrir el futuro. Sin escatimar recursos ajenos y empatía con su amado pueblo, Maduro exclama: ¡yo soy uno de ustedes!. Falso, estaría más flaco.