Pedro Segundo Blanco @pedrosegundoABP —APUNTES  Un Problema Cultural

3 de noviembre de 2014

Desde la llegada de Jessi Chacón al ministerio del sector eléctrico, con su primera promesa de renunciar al cargo, si en los primeros 100 días no daba solución definitiva al problema de los apagones, hicimos el seguimiento a su gestión, seguros de que, por la profundidad de la crisis del sistema y los graves  problemas estructurales, en la fases de generación, transmisión y distribución, esa oferta compromiso del teniente-ingeniero, caería en la interminable y preocupante lista de ofertas engañosas y promesas incumplidas del régimen, que ya lleva más de 15 años engañando y mintiéndole a los venezolanos.

Cuando Chacón se encamina a  cumplir 1.000 días en el ministerio, no sólo no le dado solución al delicado problema sino que este se ha agravado a niveles, que tienen indignadas a la totalidad de las familias en toda la geografía nacional, porque además de los mantenerse y acrecentarse los continuos apagones, que ha multiplicado el cementerio de electrodomésticos, lo que este señor ha impuesto, con las mal llamadas bandas de consumo, es una brutal política de incremento desmedido y desproporcionado de las tarifas, que de agosto a octubre ha incrementado los recibos del vital servicio entre 300 y 500%, lo que significa que hay usuarios que tienen que cancelar hasta el monto del salario mínimo por concepto de consumo de electricidad en un mes.

El “socialismo del siglo 21” y la mal conceptuada “revolución bolivariana” se jacta en decir que han “invertido” 50.000 millones de dólares en el sector eléctrico en estos tres lustros, pero las obras de construcción hidroeléctricas y termoeléctricas y el mantenimiento preventivo y correctivo de las ya existentes, no se ve por ninguna parte, la más importante obra hidroeléctrica, construida en la democracia, Guri, sigue trabajando a menos del 50% de su capacidad instalada, los especialistas y constructores del sistema, al igual que los ciudadanos comunes, estamos convencidos que esos millardos verdes, fueron a engrosar las arcas de la corrupción roja, porque con esa montaña de recursos era para actualizar, mantener, ampliar y optimizar el sistema eléctrico nacional, pero nada de eso ocurrió ni ocurrirá, porque la irresponsabilidad del teniente, ha llegado al extremo de afirmar y tratar de hacernos creer que se trata de un PROBLEMA CULTURAL, o sea que según el, los responsables del caos que vivimos los venezolanos todos los días, con la prestación del servicio cuando ocurren los apagones, somos nosotros mismos.

Frente a tamaña perversión y abuso oficial, no queda otra alternativa que organizarnos en todos los Municipios y pueblos de Venezuela para rechazar la temeraria acusación del ministro, protestar con firmeza contra este nuevo abuso en marcha del régimen y exigir la inmediata renuncia de este pésimo funcionario público. Un País sin Agua ni Energía eléctrica, está sentenciado a retroceder, empobrecerse y frenar cualquier posibilidad de desarrollo en el espacio y el tiempo.


Lic. Pedro Segundo Blanco. Ex Parlamentario del Estado Sucre. Petersecond1@hotmail.com