POLÍTICA Investigación | Bankia pagó 826.000 euros al ex cuñado de Rodrigo Rato por asesorías

Screen Shot 2015-10-10 at 8.42.00 PMCARLOS SEGOVIA@carlossegovia 

Madrid 10/10/2015

El ex ministro contrató a Santiago Alarcó como analista financiero de 2011 a 2013

Mantenía a su ex esposa como socia en varias empresas investigadas por Hacienda y la Fiscalía

Las adjudicaciones de Bankia en la etapa de Rodrigo Rato se hunden cada vez más en la sospecha. El banco rescatado por el Estado adjudicó elevados contratos de asesoría financiera al ex cuñado de Rato cuando el ex vicepresidente presidía el banco, según documentos internos a los que ha tenido acceso EL MUNDO.

La Dirección de Compras de la entidad aprobó al menos dos contratos al financiero Santiago Alarcó por valor conjunto de 826.000 euros para que actuara como asesor desde 2011 a 2013. La suma es equivalente a unos ingresos mensuales de 33.000 euros para el ex cuñado. Alarcó es hermano de la ex esposa de Rato y actual presidenta del grupo público Paradores, Ángeles Alarcó, y está establecido en Londres.

El divorcio del matrimonio Rato no impidió nunca una estrecha relación entre la antigua pareja, que se extiende al entramado societario del ex ministro. Las adjudicaciones a Alarcó se produjeron mientras su hermana compartía con el ex ministro diversas sociedades, especialmente Rodanman Gestión, que están siendo investigadas por la Agencia Tributaria y la Fiscalía Anticorrupción por presuntos delitos contra Hacienda y de blanqueo de capitales.

En la documentación en poder de este diario aparece que las adjudicaciones fueron realizadas directamente a Santiago Alarcó como persona física. La entidad aprobó en octubre de 2011 el pago de 448.400 euros al ex cuñado por «servicios de asesoría de activos y pasivos» durante un periodo «entre enero de 2011 y septiembre de 2012». Es decir, 21.352 euros mensuales.

También aparece en la documentación una segunda adjudicación, aprobada en febrero de 2012, pese a que se encontraba teóricamente en vigor el contrato anterior. El nuevo supone el pago de 377.600 euros en un plazo ampliado «hasta el 31 de enero de 2013». La suma conjunta de todos los contratos implica unos ingresos mensuales para Alarcó de 33.040 euros. Éste no respondió a las peticiones de este diario para recabar su versión.

Rato tuvo que dejar la presidencia del banco en mayo de 2012, apenas dos meses después de la ampliación del contrato a su ex cuñado. También en aquel mes de febrero le había designado consejero en el grupo Deoleo en representación de la entidad financiera. Fuentes del equipo directivo de Bankia en la época califican aAlarcó de «buen profesional» y aseguran que la operación de fusión y posterior salida a Bolsa precisó de la contratación de diversos bancos de inversión, bufetes de abogados y expertos financieros, como aseguran que es Alarcó.

Las minutas de firmas asesoras en procesos de salida a Bolsa suelen ser considerables, pero son inusuales sumas tan elevadas en servicios prestados por personas físicas. Las mencionadas fuentes justifican la contratación del ex cuñado porque «en operaciones tan importantes para Bankia es normal contratar a personas solventes de máxima confianza». En la elección de Santiago Alarcó no medió concurso alguno ni análisis de otros posibles proveedores.

No ha trascendido que la investigación judicial englobe estos contratos a Alarcó. La Fiscalía se centra hasta ahora en otras personas de confianza de Rato, sobre todo en el comisionista Alberto Portuondo. Éste se encuentra en prisión tras haber asesorado a Bankia en adjudicaciones de publicidad y haber transferido presuntamente después parte del dinero de las adjudicatorias a una empresa del ex ministro.

Alarcó es un ejecutivo con experiencia que dispone de licencia para operar en Londres y figura en el registro de las autoridades financieras británicas como presidente del fondo Canosa Capital. Canosa es el segundo apellido de los hermanos Alarcó, que por lo que trasciende ahora han seguido vinculados financieramente a Rato tras el divorcio.

En un escrito, la fiscal Elena Lorente señala que Rato comparte con su ex esposa, Ángeles Alarcó, la sociedad Rodanman Gestion, que cuenta a su vez con participación en el hotel Catalonia Berlin Mitte. La fiscal indica que entre los distintos delitos perpetrados presuntamente por Rato figura el de blanqueo al haber usado presuntamente «fondos ilícitos» en la inversión en el hotel alemán.

Según el informe de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (Onif), «el señor Rodrigo Rato, en parte con su ex cónyuge, tiene una posición en la sociedad alemana Bagerpleta GmbH del 44% a través de dos canales independientes: la inversión de un 22% a través de la mercantil española Rodanman Gestion, la cual está controlada por él al 62%, y una inversión de otro 22% a través de la sociedad opaca Vivaway Limited».

Mientras tanto, el Gobierno sigue mostrando una enorme incomodidad a la hora de comentar el escándalo del que fuera alto dirigente del PP y evita todo lo posible los adjetivos. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, afirmó ayer que el partido «no debería tener un desgaste» en términos electorales por el proceso judicial a Rato, porque éste afecta a actividades de «su vida privada» en que ha podido tener «un comportamiento más o menos ético». «Deberíamos ser capaces de separar la actividad pública de la actividad privada», pidió el titular de Justicia. «Rato fue vicepresidente del Gobierno y tuvo una actividad política de primerísimo nivel (…) si después ha desarrollado una actividad empresarial y ha cometido alguna irregularidad tendrá que responder por ello», dijo.

Más escueta fue la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, al término del Consejo de Ministros. Eludió comentar la sucesión de presuntas irregularidades perpetradas por Rodrigo Rato y se limitó a garantizar cooperación con los tribunales. Resumió así la posición del Ejecutivo: «Máxima colaboración del Gobierno para lo que se necesite y máximo respeto a cuantas líneas de investigación haya».