POMPEYO MÁRQUEZ -El futuro es la democracia
Viernes 28 de Noviembre de 2014|TalCual

POMPEYO MÁRQUEZHay quienes temen a los militares, que una caída de Maduro abra paso a la toma del poder por las Fuerzas Armadas. Pero una dictadura militar no debe ser sustituida por otra dictadura militar.

Hay que tener confianza que en el seno de las Fuerzas Armadas, donde conviven diversas corrientes, una de ellas sea institucionalista y respalde a un movimiento que rescate la democracia.

Estamos convencidos de que esta dictadura militar será sustituida por un gobierno de transición que abra paso hacia la democracia, a la República Civil. Esta es la fórmula para salir de esta dictadura militar. A Venezuela hay que reconstruirla y en ese proceso deben intervenir militares y civiles. Todos serán necesarios para esa tarea que se fundamenta en la democracia, en rescatar el funcionamiento de las instituciones y dar garantías a la propiedad privada dentro de una economía mixta tal como lo establece la Constitución vigente: combinanción de inversionistas nacionales y extranjeros e inversión estatal.

Hemos dicho que la crisis económica en curso se expresa en que muchas empresas están produciendo a la mitad de su capacidad por falta de insumos, consecuencia de los controles y de la falta de divisas para cancelar las deudas contraídas con sus proveedores, entre otros factores.

La idea de la democracia es fundamental. Tiene que ser la orientación de este poderoso movimiento. Cuando un pueblo se decide a luchar por la democracia es invencible. La democracia significa libertades para todos porque el gobierno que surja debe gobernar para todos, sin distinción. Tiene que unificar el país y ponerle fin a esa división odiosa que Chávez implantó y Maduro heredó.

Tratando de imitar a Chávez, Maduro no ha hecho otra cosa que profundizar la crisis.

Véase lo que ha sucedido en el año y tanto que tiene gobernando un escogido, un heredero como Nicolás. La causa fundamental es que mantiene un régimen dispuesto a acabar no solo con las libertades civiles sino con las libertades económicas, por tanto, la crisis económica no tiene solución si no hay un cambio de modelo económico.

Esta sustitución del modelo forma parte de los cambios democráticos que Venezuela necesita, que el país reclama hoy, ese país que se puede decir que es mayoría en contra de esta forma de gobernar. Esa mayoría llegará el momento en que habrá de expresarse y alcanzar el objetivo democrático.