…POR MI MADRE 201114
Jueves 20 de Noviembre de 2014|TalCual

Screen Shot 2014-11-20 at 9.08.16 AMTodo un agite se desató ayer en la mañana cerca del Hospital de Clínicas Caracas. Pacientes y visitantes preguntaban qué pasaba pero no hubo respuesta. Unos convoyes militares tomaban por asalto los alrededores de esta clínica, obstaculizando el tránsito hacia San Bernardino y la Cota Mil, mientras un pelotón de guardias nacionales se apostaba por aceras y calles en posición de combate. ¿Traían acaso a Makled o uno de los que se rasparon de Cadivi los 25 mil millones de dólares? La tensión acabó cuando fue bajado de una camioneta negra, esposado y escoltado por 32 efectivos, el comisario Iván Simonovis, quien acudía al tratamiento a que está sometido. Más que irritación, la gente lo tomó como una ridiculez de una república bananera. De hecho una anciana le dijo al coronel que dirigía el operativo: mijito, ¿por qué no hacen esos operativos en los Valles del Tuy, donde los malandros imponen su ley? El coronel no contestó.


Tal cual como nos lo contaron: El gobierno recibió una estruendosa pita general del publico que acudió anoche al Teatro Teresa Carreño a la presentación de la ópera La Boheme de Giacomo Puccini, dirigida por Gustavo Dudamel. Allí ocurrió lo inimaginable. La sala Ríos Reyna del complejo cultural estaba colmada del usualmente tranquilo público que acude a la ópera; eran las siete de la noche y el telón estaba por abrirse. La voz que de manera regular da inicio al evento con las palabras buenas noches, distinguido público, le añadió a su repertorio la siguiente frase: el gobierno chavista y bolivariano les da la más cordial bienvenida. Todo el aforo de la sala se indignó y comenzaron las ensordecedoras rechiflas y pitas. Primera vez que ocurre algo así. La molestia de la gente con el régimen está haciéndose palpable hasta en un escenario que, se supone, es cultural.