—Por mi madre— 22914
Lunes 22 de Septiembre de 2014 | TalCual

Screen Shot 2014-09-22 at 6.45.49 AMEl anuncio de Maduro de acabar, a través de las comunas, con “lo que queda del estado burgués”, parece ser visto por muchos “camaradas” que están al frente de ese aparato de control de los ciudadanos, que dirige el ministro Elías Jaua, como una “buena” oportunidad para salir de la pelazón. Comentan en la Fiscalía que las denuncias sobre mal manejo de recursos (léase, dinero) que se extravía cuando llegan a los “voceros del poder popular”, son engavetadas por “órdenes desde arriba”.
En la comuna Victoria Socialista, en Carapita, esperan por los resultados de la denuncia que hicieron hace 3 años del robo Bs 925.000 luego de que los tres directivos de la organización “los distrajeran” y no concluyeran las obras de varios proyectos socioproductivos. Ahora aparece la señora Milena Pérez, quien desde el sector Benito Quiroz, en Catia, acusa a dos directivos comunales “que se mudaron al este” con la plata que les fue entregada para construir la herrería, un taller mecánico para motos y la carpintería socialista. Dice que un grupo de vecinos fue al Fondo de Desarrollo Microfinanciero(Fondemi), ente por donde baja la plata, les dijeron que no sabían nada y la mandaron a Fundacomunal y desde ahí a Fiscalía, donde tomaron la denuncia, y les dijeron que les avisaban. De eso hace ya año y medio.


Hablando de “guerra sucia”. Otra de las pasiones de Jaua (ya sabemos que la primera es Henrique Capriles) es el alcalde Carlos Ocariz, cuya labor en el municipio Sucre fue reconocida por la Organización Europea “The City Mayors Foundation”, que otorgó el galardón de Mejor Alcalde por considerar que ha tenido una gestión aceptable en materia de seguridad, participación, educación y empleo, a pesar del saboteo permanente ejecutado con dinero de los venezolanos. El mismo Ocariz afirma que contra su labor se ha desatado una guerra sucia que cuesta 5 mil millones cada 7 días, para “descalificar la administración municipal y divulgar encuestas chimbas”. Dice el alcalde de Sucre que le gustaría saber de donde saca Jaua tanta plata y lamenta que el Gobierno no la invierte en obras sociales. Uno de los saboteos predilectos de Miraflores es el del Aseo del municipio, al impedirle que los camiones de recolección de basura circulen en determinadas horas, lo que deja la impresión de que el alcalde no se ocupa del asunto, y que coincide con denuncias por VTV de “habitantes” de Sucre, todos activistas del PSUV.


Algo no va bien con el gobernador de Táchira quien, lejos de cumplir con su trabajo, se dedica a propagar rumores, tan chimbos, que cuando los presenta en rueda de prensa, los periodistas tachirenses carraspean la garganta y miran a los lados. La divulgación de un sonido de una supuestaconversación de Lorent Saleh y Gabriel Valles donde estos jóvenes “anuncian sus planes de terrorismo”, según el súper agente Rodríguez Torres, puso a Vielma Mora excitado y dijo cosas tan pintorescas como que los activistas de Operación Libertad, pensaban incendiar discotecas y escuelas. No contento con ese papelón, Vielma monta un escándalo el pasado viernes al dar la “primicia” de que la salida de CNN del periodista Fernando del Rincón se debía a que había sido contratado como jefe de prensa de la alcaldía de San Cristóbal. O sea que el mexicano, que es un avión, se rehusó a ganar en dólares para ganarse unos bolívares, que cambiaría en pesos colombianos, con solo cruzar la frontera. ¿Qué pasa, capitán? Déjele ese trabajo a la ministra Delcy Rodríguez.


Los portugueseños asisten a una suerte de tragicomedia donde el protagonista no es otro que la corrupción socialista. A ver, dice la prensa de eseestado que Rafael Hernández fue destituido “por corrupción” como contralor de Guanare. El asunto es que Hernández es el cuarto contralor que le destituyen al alcalde oficialista Rafael Calles. Lo que asombra, dice en Portuguesa, es que como los excontralores, separados de sus cargos por corrupción comprobada, no son requeridos por la justicia, estos camaradas consiguen trabajo, como Miguel Ángel Corona Jerez y su equipo (auditora interna y administrador-cuentadante) que ahora trabajan en las alcaldías de Araure y Turén. Corona fue denunciado hace 5 años en la fiscalía por supuestamente cometer irregularidades administrativas. ¿Por qué María Eugenia Padilla es contralora de Turén cuando ella era la auditora interna de una contraloría intervenida por corrupción? ¿Por qué el cuentadante de Corona, Alcides Madrid, no ha sido investigado? Algo podrido huele en Portuguesa.