…POR MI MADRE… 8814
Viernes 8 de Agosto de 2014 | TalCual

Screen Shot 2014-08-08 at 7.18.29 AMTriste el rol del otrora reportero de RCTV, Luis Guillermo García, prestado por el talibalismo rojo a VTV, donde dirige el programa “Entre todos”, pero que podría llamarse “entre panas” por el lenguaje que emplea para referirse a los “enemigos de la revolución”. El espacio goza de poca audiencia, de modo queLuis Guillermo le da por insultar. Ayer, al reseñar la carta publicada por El País de España, y en la cual un grupo de intelectuales ­encabezado por Mario Vargas Llosa­ se dirige a los gobiernos “amigos” del régimen madurista, García no tuvo más argumento que insultar a los autores del “panfleto” de los autodenominados intelectuales, con claras motivaciones burguesas. A Moisés Naim le llamó además judío y cómplice del delincuente Carlos Andrés Pérez. ¡Miren a Luis Guillermo! Lástima que ya no exista RCTV para que alguien relate cómo el reportero estrella se le guindaba a un directivo de ese canal, llamándolo patroncito. 


Para nadie es un secreto que el bachaqueo de gasolina hacia Colombia no ha bajado la santamaría. 
De hecho, en sectores como Santa Cruz de Mara, Guarero y Carrasquero se realiza el transporte a través de camiones o en lanchas, según la ocasión. 
¿Por qué la GN no hace nada? Porque la operación (perdón, el negocio) está a cargo de un coronel que se hace el que no ve cuando los “empleados permitidos” vierten el combustible en pipas de 200 litros y son transportadas a un camión que las llevará a la Laguna de Sinamaica y el río Limón, rumbo a Colombia. Se dice que las alcabalas por donde pasa esta mercancía son numerosas y el santo y seña es una autorización del susodicho coronel. 


Es directivo de la Asamblea, pero hace rato que se montó en una de capitalismo monopólico y domina el negocio de los toldos que son instalados en cuanto sarao inventa el Gobierno (Palamentarismo de calle, fechas patrias en la Plaza Bolívar, asambleas del PSUV, etc). Lo que pasa es que ahora un exalcalde observó la rentabilidad de este emprendimiento, y ¡zuás! montó su empresa de toldos para los actos de una corriente del PSUV. Dicen que hubo enfrentamientos durante el desarrollo del III Congreso del Partido, pero no por diferencias ideológicas, sino porque el nuevo competidor le estaba quitando la clientela.