POR MI MADRE … No defendieron a Jaua -está en jauja 261114
Miércoles 26 de Noviembre de 2014|TalCual

Screen Shot 2014-11-26 at 6.03.38 PMEn un principio los Aló Presidente eran programas únicamenete transmitidos por la Radio Nacional. Los periodistas de guardia los domingos acudían a las afueras de esa emisora a esperar la salida del difunto Hugo Chávez, por si tenía algo que agregar a su maratónica sesión radiofónica. Pero no estaban solos.
Siempre se encontraban con un grupo de ciudadanos que aprovechaban el momento para saludar al jefe del Estado y entregarle un sobre con alguna petición. Las cosas no han cambiado mucho en 16 años. El domingo vimos al capitán saliendo de su centro de votación en El Furrial. Allí más de diez mujeres lo besaron y apapucharon, pero la mayoría de ellas aprovechó el momento para entregarle su sobre. Lo anterior demuestra que una cantidad importante de venezolanos se sienten desasistidos. Que las instituciones no funcionan. Que los canales regulares están cortados. Hay que apelar a la palanca hasta en el pueblo de Diosdado. Allí también hay muchos olvidados.

Que a los diputados del PSUV no les gustó el incidente brasileño que involucró a la niñera del ministro de las Comunas Elías Jaua quedó demostrado en la sesión parlamentaria de ayer. Cuando la oposición se negó a aprobar unos créditos adicionales destinados a uno de los despachos de Jaua, Ángel Medina, de la bancada democrática, se refirió al ministro como el señor de las niñeras armadas. Esto provocó la reacción de la bancada autoritaria, quienes acusaron al legislador opositor de haber incurrido en violencia de género y de maltratar a las mujeres. Se fueron por ahí, pero no dijeron ni una palabra para defender al ministro que sigue sin explicar por qué empleó aviones del Estado para resolver un asunto meramente personal. En las intervenciones de los diputados rojitos no hicieron referencia al asunto y quisieron, como acostumbran, desviar la atención. Pero llamó la atención la falta de defensa del antiguo encapuchado. La molestia que el incidente provocó entre los rojo rojitos fue divulgada por el diario El Nacional en su edición de ayer, agregando que entre la mayoría de los diputados “hay un malestar arrechísimo” ante el abuso del ministro, pero por lo que se ve la disciplina partidista es muy férrea, el miedo suele producir este tipo de conductas. No se atreven a enfrentar al capitán.
Realmente los integrantes del PSUV perdieron ayer otra oportunidad de demostrar que su condena y crítica a la corrupción puede pasar de las palabras a los hechos, pero no fueron coherentes. Prefirieron ser cómplices por omisión de las conductas lesivas al patrimonio público que adelantan algunos integrantes del cogollo rojo rojito.
Lamentable, pero es así. Pensar que estos legisladores justificaron darle una Ley Habiltante a Nicolás Maduro para que combatiera la corrupción. Ayer demostraron que la farsa continúa.