PP, PSOE y Ciudadanos piden a Carmena el cese del concejal Zapata

País / Madrid 14 JUN 2015

Screen Shot 2015-06-14 at 11.00.43 AM

Zapata asegura que escribió esos comentarios contra las víctimas del terrorismo y del holocausto en el contexto de un debate sobre los límites del humor

Una retahíla de mensajes presuntamente humorísticos en los que se burlaba hace años del Holocausto y de las víctimas del terrorismo ha colocado al concejal madrileño Guillermo Zapata (Ahora Madrid) al borde del cese tan sólo unas horas después de haber sido nombrado responsable de Cultura en el gobierno municipal de Manuela Carmena. Tanto el Partido Popular y Ciudadanos como el PSOE han pedido su dimisión, lo que cobra especial importancia en el caso de los socialistas, puesto que su respaldo convirtió ayer a Carmena en alcaldesa y, sin él, no podrá gobernar. Zapata ha explicado a EL PAÍS por teléfono que no planea dimitir ni Carmena se lo ha pedido, considera que sus afirmaciones están dentro de los límites de la libertad de expresión porque las hizo en un contexto humorístico, pero cree que, por haber herido a otras personas, debe pedir disculpas y asumir las consecuencias.

Entre otros tuits publicados en 2011, cuando era guionista y novelista, Zapata escribió: ¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero. Han tenido que cerrar el cementerio de Alcásser para que Irene Villa no vaya a por repuestos“. Carmena, que esta mañana ha visitado un mercado social en su primer día como alcaldesa, ha rehusado pronunciarse.

Screen Shot 2015-06-14 at 11.03.27 AMEl número dos del Partido Popular en el Ayuntamiento, Íñigo Henríquez de Luna, ha asegurado en un comunicado: No hay perdón ni explicación que valga, esos tuits no son humor negro sino exaltación y apología del antisemitismo y el terrorismo. Denotan la catadura moral de un personaje radical, sectario y cruel. Personajes así no nos representan ni nos pueden representar. Madrid no se lo merece. En su opinión, Carmena “debe destituirle de inmediato y pedirle que renuncie al acta”. Ayer, la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, afirmaba en Twitter: “Si Manuela Carmena no exige a Guillermo Zapata su inmediata dimisión, será cómplice de sus barbaridades”.

Henríquez de Luna ha hecho extensiva las críticas a Antonio Miguel Carmona: “¿Este es el cambio que Madrid necesita, señor Carmona?”. El líder municipal socialista requirió ayer “una explicación inmediata” a la alcaldesa. Al no recibirla, esta mañana la concejal socialista Mar Espinar ha reiterado en un comunicado esa exigencia pero ha pedido además su cese como concejal de Cultura al considerar “insuficientes” las disculpas. Madrid debe declararse como ciudad de tolerancia cero con el racismo, el antisemitismo y la homofobia. Consideramos que deben cesarlo de sus funciones ya que no puede tolerarse una actitud racista.

La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, ha señalado en un comunicado su “preocupación” por los mensajes de Zapata, “de contenido de carácter racista”, y ha avanzado que solicitará a Carmena el cese del edil. “Si no son permisibles fuera del Ayuntamiento comentarios intolerantes, racistas o que denoten odio, mucho menos dentro del Consistorio”, ha explicado.

Zapata ha pedido esta mañana disculpas en su blog por los mensajes “aparecidos” en su cuenta de Twitter en 2011. Afirma que se han hecho públicos con una “intencionalidad política clara” y que fueron escritos en el contexto de una conversación sobre los límites del humor negro. “Considero que del Holocausto judío se desprende una lección que la humanidad nunca debe olvidar, para que nunca vuelva a repetirse. Del mismo modo, me solidarizo con todas las personas inocentes que han sido víctimas de la violencia y sufren desde entonces los efectos de esos ataques”, explica.

El concejal sostiene que Twitter es medio es propicio a las descontextualizaciones, los ataques desproporcionados, y la generación de polémicas que corren como la pólvora. Afirma que los mensajes que han dado origen a la polémica “aparecen entrecomillados porque se sitúan en el contexto de una conversación sobre los límites del humor y aquello que se puede y no se puede decir en las redes sociales y fuera de ellas”. Según explica, esa “conversación deriva del hecho sucedido en enero de 2011 cuando el director de cine Nacho Vigalondo fue despedido del diario El País por escribir varios tuits con un supuesto contenido negacionista del Holocausto, cuando se trataba tan solo de una broma”. “Aquellos tuits míos tenían por objeto señalar algunos chistes que fueron de uso común (este es el motivo de que estén entrecomillados)”, indica, “durante un periodo de tiempo en ciertos ámbitos, en concreto el de Twitter, y que son profundamente incorrectos por su crueldad. Obviamente, esto es algo que se pierde si desdibujamos el contexto”.Screen Shot 2015-06-14 at 11.02.42 AM

MÁS INFORMACIÓN