Rafael Diaz Casanova @rafael862 | Cuánto cuesta el asueto

Screen Shot 2016-04-22 at 12.02.33 PM

No somos capaces de diagnosticar ni las causas ni las consecuencias de los días de asueto decretados en las últimas semanas por el régimen que nos destruye.

Pensamos que son decisiones ligeras.

La Semana Santa fue ocasión para que se decretaran tres días adicionales, no laborables, luego, con motivo del Día de San José, dos semanas más tarde, se le agregaron dos días que permitieron que en diez días continuos, solo dos fueran laborables y de media jornada, en dos amplios sectores de la sociedad: el sector oficial a todos los niveles y los centros públicos y privados que imparten instrucción o mal llamada educación.

Es evidente el daño que se le insufla a la sociedad venezolana. La promoción del ocio no parece adecuada en un país sumido en la más terrible crisis económica de su historia, pero mucho más grave es la incidencia de estos asuetos en la moral colectiva y en los adecuados principios éticos que tienen que ver con la atención al ciudadano y la contribución al bienestar nacional.

Mucho más difícil es la cuantificación del daño en términos económicos y monetarios. Entre otros factores, gravita la ausencia y desconfianza que existen alrededor de las noticias que tienen que ver con el desempeño económico de la nación.

Se nos ocurren dos vías para aproximarnos a la determinación del costo de un día de asueto. La primera consiste en estimar la cantidad de personas que concurren a un sector (determinación indebidamente imprecisa, gracias a la ausencia de información). En el caso de los empleados públicos de los diversos sectores, podemos estimar que el gobierno central otorgó asueto a un número que podemos ubicar en dos millones y medio de individuos, los empleados de gobernaciones, alcaldías y otras dependencias menores, podrán alcanzar a millón y medio de ciudadanos, y los que laboran en la educación privada los ubicaremos en medio millón. Total CUATRO MILLONES Y MEDIO de trabajadores.

Paralelamente y sin datos confiables, asignaremos un sueldo promedio de todos ellos uno coma tres veces el salario mínimo. Para ello desechamos a los enchufados y a los capitostes. es decir, supondremos un ingreso promedio mensual per capita de unos quince mil bolívares.

La aplicación de estos supuestos (seguramente burdos y errados) nos conducen a que sólo por concepto de pago real y directo, estaremos arribando a un costo diario de DOSMIL DOSCIENTOS CINCUENTA MILLONES DE BOLÍVARES, que multiplicados por 1,45 (factor que eleva las remuneraciones por efecto de la protección social legal) arribamos a un costo diario del asueto de un poco más de TRES MIL DOSCIENTOS SESENTA MILLONES DE BOLÍVARES.

Si tomamos una segunda vía, mucho más burda pero que tiene una base numérica más confiable, la soportamos en el valor del Producto Interno Bruto per capita determinado por el Fondo Monetario Internacional.

Este serio organismo estima que el PIB de Venezuela, para este año, tendrá un valor de trescientos veinte y seis mil millones de dólares, que llevados a una base per capita diaria indica algo así como TREINTA Y CINCO dólares diarios que a la tasa de 300 Bs/dólar, arribamos a un costo diario del asueto de más de CUARENTA Y SIETE MIL MILLONES de bolívares.

Como podemos ver, llegamos a dos valores absolutamente diferentes. Ellos nos llevan, de primera mano, a dos conclusiones: La primera es que el costo es importante y que lamentablemente, tiene enorme significado en el bochinche económico nacional. Y en segundo lugar nos conduce a pensar que la remuneración de los trabajadores supuestos, es apenas, un séptimo del PIB per capita nacional.

Pareciera que existe poco interés en corregir estas barbaridades, ni se toma en cuenta el costo de las ocurrencias de micrófono, ni se atiende la necesidad de ingresos adecuados para los trabajadores. Además, nos ha llamado poderosamente, la atención que un régimen comunista le brinda a dos eventos de la liturgia católica.