Rafael Diaz Casanova @rafael862 | Humanistas españoles en Venezuela Escrito

Screen Shot 2015-10-16 at 8.06.37 AMPor sus obras los conocereis…sentencia repetida mil veces que viene de los evangelios de Mateo, cuando Jesús dice en el Sermón del Monte: “por sus frutos los conocereis”

Esta oración es perfectamente aplicable al libro de reciente presentación, que bajo la compilación de Tulio Hernández (a quien no conocemos sino por sus escritos dominicales), conformó una obra de ocho autores sobre también ocho ciudadanos vinculados a España que vinieron a Venezuela en el segundo tercio del siglo veinte y consagraron su estancia, que en la mayoría de los casos fue total, a estudiar y difundir los conocimientos humanìsticos propios de nuestro país y los de importancia universal. Decimos un mezquino “vinculados” pues Ángel Rosemblat nació en Polonia, mas dedicó toda su vida a la lengua que hablamos y hablan los españoles.

Basta leer la introducción o motivación, que bajo el nombre de “El saber generoso. Ocho maestros, ocho discípulos” redacta Tulio Hernández en unas trece páginas, para entender y agradecer a tres tiempos el patrocinio de la Embajada de España, los aportes a la cultura nacional de los ocho personajes biografiados y la estupenda labor que hicieron los autores, sus discípulos. Previamente, en solo una página, el embajador escribe una muy sentida presentación que titula “Gratitud de ida y vuelta” y donde nos explica las labores de su misión.

alt
Manuel García-Pelayo fue retratado por Ricardo Combellas. Pedro Grases por Francisco Javier Pérez, Manuel Pérez Vila por Inés Quintero, Juan David García Bacca por Benjamín Sanchez, Juan Nuño por su hija Ana, Federico Riu por Fernando Rodríguez, Ángel Rosemblat por Irma Chumaceiro y Marco Aurelio Vila por Antonio De Lisio. Cada uno hizo un trabajo estupendo.

A varios de los referidos humanistas los recordamos de los años en los que estudiamos bachillerato en el nunca bien ponderado Liceo de Aplicación. A todos los que vimos y los recordamos cuando iban al Instituto Pedagógico, que quedaba frente al liceo y que era la razón fundamental de su existencia. Casi todos comenzaron sus labores docentes en aquel templo donde se formaban los profesores de secundaria. Hoy el Pedagógico (como lo llamábamos) es todo un Instituto Universitario.

Tratar de comentar las descripciones sería un atrevimiento de nuestra parte. Tanto los personajes comentados como sus comentaristas tienen atributos ampliamente conocidos que sobrepasan con margen infinito a los  muy escasos que podemos aspirar y mostrar.

La calidad de los escritos del compilador está plenamente demostrada en la extensa obra de articulista del diario EL NACIONAL y en su extensa labor docente en la UCV. “La Casa que vence la Sombra”.

Pensamos que Hernández ha iniciado la excavación de una mina…nos explicamos. Muy cerca de estos ocho magníficos personajes que dedicaron su vida de ciudadanos emigrantes y nacionalizados en Venezuela, existen varios otros que en actividades parecidas o de otras disciplinas, también contribuyeron de manera fundamental a la construcción de la Venezuela que queremos. Entonces, pensamos que vienen nuevas compilaciones.

Sin la menor duda nos atrevemos a decir que todos los ocho ciudadanos comentados relizaron obras fundamentales que han sido ampliamente referidas y aparecen en todas las bibliotecas nacionales, pero nos aventuramos a expresar también, que el libro del que nos ocupamos coloca  a todos esos “atlas” de la cultura venezolana en un obra que es asequible a todo buen lector. Es un estupendo trabajo para las futuras generaciones y para todo el que le interese la historia, la geografía, la literatura, la filosofía, la filología, la educación de nuestro país. Materias que hoy día parecen relegadas.

También nos interesa comentar que la Embajada de España, hoy bajo la dirección del Embajador Antonio Pérez-Hernández Torra, con la asesoría del señor Moisés Morera Martín y la señora Patricia Hambrona García, dedican importantes esfuerzos a optimizar los lazos de amistad de las dos naciones, difundiendo lo más granado y valioso de los eventos culturales que se suceden entre quienes vienen de España y quienes residimos en Venezuela.

Son varias las actividades relacionadas con el acontecer de Venezuela que tienen la influencia y son llevadas adelante por quienes vinieron de la Madre Patria. Ya lo expresamos en marzo, cuando referimos una obra gastronómica “Guía Restaurantes españoles en Caracas” de Vanessa Rolfini Arteaga.

Felicitémonos porque tenemos cultura para ratos y no solo quienes la conduzcan, sino quienes la difundan.