Rafael Diaz Casanova @rafael862 | Martes seis de diciembre

Screen Shot 2016-12-09 at 7.37.24 AMApenas han transcurrido dos horas y treinta minutos del martes seis de diciembre de dos mil dieciséis cuando, desvelados, nos sentamos a escribir nuestra columna semanal que se publica los viernes. ¿Qué escribir? ¿Qué tema abordar? Hay todo un catálogo donde predominan los temas duros y poco agradables.

Hoy está pautada la tercera ronda del mal llamado diálogo entre los representantes de la MUD y los de un régimen que intenta la destrucción de Venezuela.

Decimos, insistimos, conque esta pretendida chaqueta de fuerza que intenta aplicar el régimen con la venia de facilitadores, unos famosos (sic) políticos y otros representantes del Vaticano, que no deberían ser necesarios si el cacareado diálogo fuera honesto, constructivo, franco y digno de una sociedad seria.

¡Mantendremos el diálogo hasta el 2020! ¡No permitiré que se levanten de la mesa! Son expresiones altisonantes y desafinadas que ha gritado el huésped del Palacio de Misia Jacinta. ¿Que sistema de gobierno es este? En el que quien debería representar a TODOS los venezolanos y trabajar por el bienestar común, es un vendido, políticamente al régimen cubano y económicamente a una ensalada chino-musulmana, aliñada com mucha droga.

Pensamos que hace falta meditar sobre las actuaciones de la MUD. Más de la mitad de la población, se dice que cerca de las tres cuartas partes de los venezolanos, se reconoce como representada por los miembros de la Mesa de la Unidad Democrática. Sabemos que la MUD está integrada por la alianza, imprescindible, de partidos políticos de variado pensamiento, variada composición y variada densidad. Además, nos suponemos representados y no tenemos voceros, quienes no somos miembros de ningún partido político, esa masa enorme y poliforme de quienes recibimos el calificativo de INDEPENDIENTES.

Screen Shot 2016-12-08 at 11.11.04 PMComo contraparte, asisten a las reuniones del diálogo representantes del régimen que nos destruye, que tienen como característica fundamental la de servir de amplificadores de las expresiones, muy poco constructivas, que profieren desde los dos bandos notables del denominado poder. Poder que no se corresponde con lo que establece la Constitución y que ostenta y especula la incondicionalidad de una Fuerza Armada que también actúa al margen de lo que prescribe la Carta Magna y del manejo vergonzoso de todos los recursos legales, políticos y económicos, sin miramiento ni a las leyes ni a la decencia.

Vivimos en un escenario perverso. La política se ha colocado muy por encima de la sociedad. El ciudadano es una entelequia. El país es quasi una ficción.

Screen Shot 2016-12-09 at 7.46.26 AMTenemos la impresión de que el régimen que nos destruye, en las dos sesiones sucedidas, se ha anotado los tantos de la ganancia del tiempo y del apaciguamiento aparente de las actividades de calle. La oposición no parece que ha anotado ninguna carrera.

Si creemos en los sistemas de gobierno decentes, si pensamos que la democracia es la mejor, o la menos mala de las formas de gobierno, estamos obligados a continuar por la senda electoral, por la senda de las negociaciones, por la senda de la Constitución Nacional. De lo contrario, regresaremos a la barbarie. Dios nos salve!