Rafael Poleo -CORTO Y PROFUNDO —Patria sin esperanza

Screen Shot 2016-12-24 at 12.21.3024 diciembre, 2016

La enajenación de Citgo es un golpe criminal a la estructura patrimonial de los venezolanos, plagada además de los más aterradores significados. Queda al descubierto algo que decíamos pero que quizás no llegábamos a creer del todo: Raúl Castro y Nicolás Maduro están dispuestos a arruinar a Venezuela con tal de mantenerse en el poder.

Citgo es uno de los pocos negocios rentables que conservaba la nación. Quizás su activo más importante. Se la ha sometido a una hipoteca que no podrá pagar, puesto que no hay razón para suponer que la situación que obligó a enajenarla mejorará a tiempo para rescatarla. Antes cabe esperar nuevos golpes de esta naturaleza, hasta que perdamos PDVSA, cumpliendo la metáfora galleguiana de la inmolación de Marisela.

El acto es, por cierto, absolutamente ilegal, porque una operación de esa magnitud requiere la aprobación de la Asamblea Nacional. Pero,¿quién puede hacer cumplir la Ley, ni siquiera en el caso de crímenes de lesa patria, a unos atracadores que tienen a un país sometido bajo los fusiles de quienes están supuestos a preservar la soberanía y el decoro de la patria?

La hipoteca de Citgo nos hace saber que la patria venezolana tiene muy pocas esperanzas.