RAMÓN ESCOVAR LEÓN @rescovar | La constituyente del fracaso

 

Para que una hipótesis sea científica debe ser falsable o refutable por la experiencia. La proposición vale mientras un contraejemplo no demuestre lo contrario. Esta es la propuesta del filósofo austriaco Karl Popper en su libro La lógica de la investigación científica. Es lo que ocurre con la propuesta del chavismo y su socialismo del siglo XXI que ha sido rebatida por la experiencia vivida por los venezolanos. El paraíso prometido por el modelo militarista-populista-revolucionario solo ha traído miseria, hambre, corrupción, hampa y represión lo que se evidencia en la vida cotidiana. Todos lo ven y sienten, salvo los miembros de la nomenklatura.Screen Shot 2017-07-20 at 11.23.51 AM

Lo que es fácilmente verificable por el padecimiento de los venezolanos en la cotidianeidad no es percibido como realidad por el gobierno. Esta falta de conexión con la verdad se debe a que los marxistas-leninistas venezolanos se han caracterizado por su dogmatismo y soberbia. La única verdad que existe es la que ellos defienden y el que se oponga es un traidor a la patria o agente del imperio, que debe ser descalificado. Si quiebran una empresa modelo, como Pdvsa número 3 del mundo en 1998, no es por la ineficiencia y corrupción sino por una supuesta guerra económica. Si hay miseria se responsabiliza a los agentes del imperio. La arrogancia les impide ver la verdad y los despoja de la necesaria la atribuyen a los demás. Como la verdad les pertenece, hay que defenderla hasta con las armas y como sea, aunque tengan que reprimir a mansalva. Es la combinación explosiva de militarismo con marxismo-leninismo.

Esta falta de conexión con la verdad quedó evidenciada con la consulta popular realizada el pasado 16J, que demostró al mundo la vocación democrática de la mayoría de los venezolanos. Este hecho inédito constituye un triunfo político por las circunstancias que lo rodearon y por las consecuencias que produce. Fue organizado en un lapso de tiempo muy reducido, de apenas quince días, y con todos los obstáculos puestos por el Psuv y el gobierno. Basta señalar las declaraciones de la presidente del Consejo Nacional Electoral restándole valor a tan importante hecho político. Haber diseñado un simulacro sobre la fraudulenta asamblea constituyente solo demuestra, una vez más, el deseo de entorpecer y amedrentar a quienes deseaban expresarse a través de la consulta. El dogmatismo y la soberbia no les permiten entender lo que ocurre. Esto demuestra que el CNE y su presidente no respetan las reglas y protocolos de la democracia.

Screen Shot 2017-07-20 at 11.27.23 AMLos funcionarios no pudieron expresarse libremente, pues hacerlo habría significado quedarse sin trabajo. Con esto se perdió un volumen importante de votos en contra de la constituyente. Sin embargo, la participación de 7.535.259 electores que expresaron su opinión muestra una cifra que evidencia el éxito de la consulta, y que la mayoría rechaza la constituyente. Es, además, una muestra que se ha quedado corta respecto al verdadero número de opositores a la constituyente, si se hubiese hecho libre de trabas. A esto se añade que la impecable organización evidencia la capacidad de la sociedad civil para organizarse, y su sentido de compromiso con la libertad y la democracia. La sociedad civil es más ágil y eficiente que la pesada y lenta burocracia del organismo electoral venezolano. Se destaca que la concurrencia masiva no generó perturbaciones al orden público sin necesidad del Plan República, que exhibe la imagen de una sociedad tutelada por el poder militar.

Ante este cuadro, los voceros del PSUV pretenden sostener que fue exitoso el simulacro electoral, pese a que la opinión pública lo percibió como un fracaso. Se trata de no admitir que pueden equivocarse. Para sacar el cuerpo a la verdad y evitar someterse a las elecciones diseñan todo el fraude constituyente. Sus propuestas han sido refutadas por la experiencia vivida, lo que evidencia que la tesis de Popper queda confirmada una vez más. Esperamos que el presidente Maduro reflexione con humildad y serenidad para que cancele su constituyente, que solo puede garantizar más fracaso, más miseria y menos libertad. Es lo que Venezuela se merece.