Share this:

" />
RAMÓN ESCOVAR LEÓN @rescovar | La neutralidad del poder militar
Pero para mí persiste una interrogante que me atormenta desde el comienzo mismo de la guerra civil, cuando empecé a padecerla, recién cumplidos los veintidós años: ¿cómo pudo ocurrir? Que algo sea cierto, no quiere decir que fuese verosímil, son afirmaciones de Julián Marías en su libro La España real. El gran filósofo español presenta este texto refiriéndose a la guerra civil española. Una de las razones que encuentra es una cierta conducta antimilitarista generada por el gobierno de Manuel Azaña, debido a las medidas de reducción del ejército y a errores en el trato al sector militar cometidos por el gobierno republicano. Todo esto habría generado un marcado resentimiento en el sector militar: Este resentimiento, unido al de muchos intelectuales a ambos extremos del espectro político, fue un elemento capital en la génesis de la actitud que desembocó en la guerra civil.Screen Shot 2017-07-13 at 12.38.53 PMEsta opinión del pensador español invita a los venezolanos a plantearse el tema del militarismo desbordado que estamos viviendo, y pensar en una solución de balance entre el poder civil y el militar, que rescate los valores republicanos y la esencia de la democracia. Un sistema en el cual el poder militar esté subordinado al civil, como ocurrió en Venezuela durante los cuarenta años que nacieron con el derrocamiento de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, también conocido como el Tarugo. Todo lo cual es necesario para evitar que algunos militares, pocos por fortuna, amenacen con empuñar las armas para resolver los problemas políticos entre los venezolanos.La posibilidad de que Venezuela pueda volver a un gobierno civil pasa por una sincera negociación que permita revisar la causa de la radicalización del militarismo, a partir del triunfo electoral de Hugo Chávez. La vocación militarista del venezolano se manifestó con la experiencia electoral del año 1968 cuando la Cruzada Cívica Nacionalista, partido de Pérez Jiménez, con una campaña muy modesta obtuvo una elevada votación, sobre todo en las zonas populares del centro del país.

Screen Shot 2017-07-13 at 12.51.12 PMLuego de los resultados electorales de 1968, la CCN se planteó la posibilidad de la candidatura presidencial del ex dictador quien seguramente habría sido derrotado en el año 1973. Pero AD y Copei decidieron hacer una enmienda a la Constitución para impedir la candidatura de “Pérez Jiménez y así se perdió la oportunidad de derrotarlo en las urnas. Un fracaso electoral era más eficiente que una enmienda para derrotar al militarismo incrustado en el alma popular. El militarismo, gracias a los precios del petróleo, mantuvo la expansión económica a costa de las libertades y de la democracia. El asunto llega a su esplendor con la candidatura de Chávez que logró unir a la izquierda y poner en ebullición ese espíritu militarista a lo que se agregó el populismo y el marxismo. La izquierda, que había fracasado en todos sus intentos por lograr el poder, encontró su oportunidad de oro con la candidatura del militar; y así se produce ese oxímoron de fascismo con marxismo. Lo que ocurrió luego es cuento conocido.

Sin embargo, el gobierno de Maduro ha logrado lo impensable: arruinar la economía y llevar al venezolano a replantearse el problema militar como opción de gobierno. Una consulta popular que se limite a preguntar al pueblo si desea otro gobierno militar en Venezuela diría que no. La represión a mansalva y la figura del chafarote se contrapone con figuras civiles como Juan Germán Roscio, (redactor del Acta del 19 de Abril de 1810 y de la Constitución de 1811), Screen Shot 2017-07-13 at 1.10.49 PMJosé María Vargas, Fermín Toro; y más recientemente con Rómulo Gallegos, Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba y Rafael Caldera. Estos últimos impulsores del Pacto de Puntofijo que permitió sostener por cuarenta años a los gobiernos civiles.

Durante esa etapa distinguidos militares ocuparon altos cargos civiles como los generales Rafael Alfonzo Ravard y Alfonso Márquez Áñez, entre otros. Ravard fue presidente de la Corporación Venezolana de Guayana y de Pdvsa. Márquez Áñez, por su parte, presidió la Línea Aeropostal Venezolana y Viasa. Ambos se destacaron por su probidad y eficiencia. Estos ejemplos evidencian que los militares pueden trabajar de la mano con los civiles en beneficio del país.

Para la reivindicación del poder civil es necesario revisar el artículo el 328 de la Constitución que les dio el voto a los militares y rescatar el contenido del artículo 132 de la Constitución de 1961, que establecía: Las Fuerzas Armadas Nacionales forman una institución apolítica, obediente y no deliberante […] estarán al servicio de la República y en ningún caso al de ninguna persona o parcialidad política. Ello porque esta Constitución fue obra de los civiles; mientras que la del año 1999 fue obra de Hugo Chávez quien repotenció el poder militar. Esta es una discusión que debe estar en la agenda política para discutir con serenidad, buscando la armonía y el necesario predomino del poder civil sobre el poder militar. En este cuadro la Fuerza Armada debe permanecer neutral en la controversia política entre los partidos, para evitar los riesgos que plantea Javier Marías. Debe respaldar la Constitución y los valores de las democracias. El reto es cimentar un régimen de libertados sobre una república de ciudadanos.Screen Shot 2017-07-13 at 1.22.24 PM