RAMÓN HERNÁNDEZ @ramonhernandezg | Jubilaciones de oficio y beneficio

RAMÓN HERNÁNDEZ copy29 DE JULIO DE 2017

Empecé a escribir tarde, ya con la hora de cierre sobrevenida. Reconozco que me entretuve tratando de entender las frases en inglés del mandante en el mitin de clausura de la campaña de Cilia Flores y Elías Jaua Milano, entre otros, como candidatos a la constituyente. La única palabra que pude distinguir fue vasallo y algo parecido a downloadTron. Habiendo sido canciller durante siete años ni siquiera puede decir en inglés macarrónico My name is Nicholas, but my friends call me Nick.Screen Shot 2017-07-29 at 9.58.58 AM

Si los mismos maestros que le han quitado el acento cubano con trazas de cucuteño y lo han enseñado a pronunciar, engolar, subir y bajar la entonación como el intergaláctico le hubieran enseñado inglés, English, no sería motivo de burla en los cinco puntos cardinales que le han deparado tanta popularidad como la salvaje ferocidad con la que sus cuerpos policiales, militares y paramilitares reprimen a quienes denuncian la ruptura del orden constitucional y la violación de derechos humanos, exigen la liberación de los presos políticos y la convocatoria de elecciones generales. Hasta Vladimir Putin hizo un mohín de sorpresa cuando le contaron que en la Tumba han superado las atrocidades que cometía la KGB en el edificio Lubyanka de Moscú.

Si contamos los años que el susodicho tiene recibiendo una mensualidad del Estado, que se oficializa en la campaña electoral de 1983 cuando lo contrataron como guardaespaldas del candidato José Vicente Rangel y posteriormente fue chofer de autobús del Metro de Caracas, visitante de Yare y miembro de la constituyente, diputado a la Asamblea Nacional, canciller, enfermero mayor en Cuba, vicepresidente, presidente encargado y jefe del Estado por decisión del CNE y la ministra de elecciones Tibisay Lucena, entre otras muchas contribuciones al bolivarianismo –en las que haberle servido de chofer a Mel Zelaya no es una simple  anécdota–, no cabe duda que merece una pronta jubilación de oficio de verdad-verdad. Vale la aclaratoria porque no valdría mucho que la firmara Ricardo Sanguino. Hay poderes exógenos que invalidan la firma y también los procederes del ex diputado jefe del BCV, Bocaranda dixit.

Sería un gran solución y una alternativa válida para eludir ese enorme fiasco chacumbeliano en que derivará la asamblea comunal que, al decir de sus integrantes, acabará con la infración –por inflación­– y mediante la cual los campesinos serán pensionados a los 45 años de edad, porque el trabajo en el campo es muy duro. Mañana no se acaba el mundo, se transforma, como la energía en la ley de la termodinámica. Cerradas las ventas por prohibición de Reverol.