Santos llama a consultas al embajador en Caracas por la crisis de la frontera

País Bogotá 28 AGO 2015

El presidente de Colombia pide a la canciller que covoque una reunión extraordinaria de Unasur después de que el Gobierno de Venezuela no dejase entrar en su territorio al Defensor del PuebloScreen Shot 2015-08-27 at 8.33.56 PM

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha decidido en la tarde del jueves llamar a consultas al embajador en Caracas, Ricardo Lozano, ante la negativa del Gobierno venezolano de permitir la entrada del Defensor del Pueblo en su territorio. Además, Santos ha dado instrucciones a la canciller, María Ángela Holguín, para que convoque una reunión extraordinaria de ministros de Exteriores de Unasur.

“Queremos contarle al mundo, comenzando por Unasur, lo que está sucediendo,porque es totalmente inaceptable”, aseguró Santos durante un acto de la gira Estamos Cumpliendo, en Bogotá. Desde el pasado miércoles, a decisión del presidente venezolano, Nicolás Maduro, parte de la frontera de ambos países está cerrada y ya se han deportado más de 1.000 personas a Colombia, a las que hay que sumar 5.000 afectados más.

La decisión de acudir a Unasur era uno de los reclamos que le hacían a Santos a nivel interno desde que se inició la crisis hace más de una semana. De hecho, la figura del secretario general del organismo, Ernesto Samper, ha generado controversia. Expresidente de Colombia, a Samper se le ha criticado por no ser lo suficientemente duro con las autoridades venezolanas frente al conflicto con su país.

El presidente ha insistido, pese a todo, en que quiere buscar una salida dialogada a la crisis fronteriza: “Colombia privilegia el diálogo y la diplomacia. Ojalá de parte de Venezuela tengan esa misma actitud porque, hasta ahora, lo que hemos visto, es que no tienen ninguna voluntad de diálogo, ni de soluciones diplomáticas, son soluciones de fuerza o actitudes como las que han tenido con nuestros compatriotas, que merecen respeto, que son seres humanos”.

Poco ha durado el apaciguamiento de la crisis que escenificaron el miércoles las cancilleres de ambos países, María Ángela Holguín y Delcy Rodríguez, tras su encuentro de cerca de seis horas en Cartagena de Indias. Pese a que no anunciaron acuerdo sustanciales, aseguraron que empezarían a trabajar conjuntamente para tratar de restablecer el orden en la frontera e incidieron en que la reunión fue positiva. “La más franca y realista que hemos tenido en los últimos tiempos”, destacó la canciller colombiana.

Una de las medidas que se tomó en la reunión fue la visita del Defensor del Pueblo Colombiano, Jorge Armando Otálora, al Estado venezolano de Táchira, junto al gobernador José Vielma Mor, para verificar las propiedades que los deportados habían dejado en ese país. El encuentro, previsto para este jueves, nunca tuvo lugar y forzó la decisión de Santos de llamar a consultas a su embajador. Según la Defensoría, “después de varias de llamadas a los números directos que proporcionaron funcionarios del vecino país, no fue posible realizar esta gestión pues no hubo respuesta ni presencia física de los mismos en el paso fronterizo”.

La supuesta cordialidad duró apenas 24 horas. Este mismo jueves el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, criticó la visita de Santos a Cúcuta, la localidad más afectada por las deportaciones, donde el presidente exigió “respeto” para sus compatriotas. La embarró (…) ayer usted fue a Cúcuta y lo engañaron vilmente, todo lo que dijo, es falso presidente Santos, tengo los vídeos, tengo las pruebas, tengo los testimonios y se lo puedo demostrar, dijo Maduro en un acto político en Caracas.