SEBASTIÁN BOCCANEGRA —SIN USAR EL MAZO

Miércoles 11 de Junio de 2014 Screen Shot 2014-06-10 at 9.26.41 PM

El capitán Diosdado Cabello habló el lunes en una reunión de chavomaduristas en Falcón, pero parecía que estaba engatillado. Que quería decir más de lo que dijo. Que se guardó algunas cosas. Que quería enfrentar a alguien, pero no terminó de hacerlo. No por lo menos para quienes no conocemos a fondo las interioridades del PSUV.

Aseguró que todos ellos son puro corazón, madera de la buena a la que no le entra comején, pero parece que hay algunos coleados.

Advirtió que nadie en las UBCH puede venir a dividir la organización, que la unidad tiene que consolidarse alrededor del legado del difunto eterno, que cuando los liderazgos andan en esas cosas ­no dijo cuáles­ las bases tienen que hacerse presentes para que los liderazgos entiendan cómo es la cosa. ¿En qué andarán y qué será lo que tienen que entender? Eso no lo explicó. ¿Quiénes son los que andan en esas cosas? Tampoco lo dijo. De ahí pasó a afirmar que están equivocados los que piensan que los van a dividir. Pero seguidamente acusó a la derecha de pretender eso. ¿Entonces las bases del PSUV presionan a la derecha para que no los dividan? Pasó a recordar que hay quienes están cuestionando el legado del prócer de Sabaneta. Lo que falta es que comencemos a criticar al presidente Chávez, pero tampoco dio nombres de los que cometieron ese delito. Rechazó a quienes cuestionan pero prefieren hacer una parrilla, en lugar de llevar gente a votar, y pidió a los militantes aprovechar el congreso para fortalecer el partido y romper las barreras que nos dividen.  ¿Cuáles serán esas barreras?  Según sus palabras no los dividirán, por lo que suponemos que esas barreras no son tan grandes. En todo caso, sentimos a un capitán que tuvo en la mano el mazo, pero no lo usó.