SEBASTIANA BARRÁEZ @SebastianaB | ¡Qué cinismo en la frontera!

Screen Shot 2015-08-29 at 12.03.12 PMSebastiana sin Secretos Saturday, August 29, 2015

Screen Shot 2015-08-29 at 11.59.25 AM

 

 

 

 

 

FRONTERA. Luego de 15 años, el Gobierno ha descubierto que la frontera existe. Y para quienes aman la frontera y han padecido su dolor, resulta irritante que el alcalde del municipio Libertador, Jorge Rodríguez esté anunciando una marcha “en rechazó al paramilitarismo”, como si lo estuvieran descubriendo. Cuando Rodríguez fue Vicepresidente ordenó un diagnóstico del paramilitarismo en el Táchira. Jairo Roa, un joven rubiense, logró infiltrarse en un grupo de paracos para levantar ese informe; Jairo muere a causa de un explosivo el 5 de septiembre 2007. Ese informe señaló a numerosos efectivos de PoliTáchira relacionados con los paramilitares. Nada pasó. Hoy uno de los implicados es general y con alto cargo en Caracas. El llamado al Gobierno Nacional y a la Fuerza Armada no encontró respuesta por más de una década: Cedularon irregularmente miles de colombianos con antecedentes y miles que viven al otro lado del río cobran pensión por el IVSS y las misiones del gobierno venezolano. No sé si la respuesta ahora es por razones electoreras, pero ojalá ya no sea tarde. Nunca hubo tantos medios de comunicación internacionales en la frontera, ni cuando han  habido asesinatos, sicariatos, explosivos. Están descubriendo que la frontera existe.

OPINIONES. Para la canciller colombiana, María Ángela Holguín los expulsados de Venezuela son “gente humilde que vive en la frontera”. El ex presidente César Gaviria dijo que “El cuento del paramilitarismo lo pongo en duda, lo que debe haber es mafias de contrabando”; es decir, ni sabe. El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, dijo que los están deportando “ilegalmente, porque cuentan con sus papeles en regla”. Para el ex presidente de Fedecámaras Táchira, José Rozo, las pérdidas económicas del cierre de frontera y la paralización de las actividades productivas, en San Antonio y Ureña son 2 millones de dólares diarios. “Las medidas adoptadas encarecerán aún más los bienes y servicios que usan y consumen los venezolanos”. Rozo pretende desconocer el precio de los alimentos, materiales de construcción, medicamentos, etc. en territorio tachirense. No menos caradura resultó el diputado Ricardo Sanguino, pretendiendo responsabilizar a César Pérez Vivas de que en su gobierno se le dio mayor penetración a los paramilitares. Olvidó que el paramilitarismo nació y creció en Venezuela durante el gobierno de Ronald Blanco La Cruz, quien está lejos de tener simpatía por los paramilitares. El chavismo controlaba la gobernación y todo el poder central, pero no hizo nada. Con la llegada de Vielma Mora no solo se profundizó el paramilitarismo sino que se organizó para controlar el negocio del contrabando. La autoridad única de los seis municipios bajo el decreto de excepción, General Carlos Alberto Martínez Stapulionis, dijo que “Lo que venía al Táchira para proveer de comida al pueblo, terminaba en gran proporción en las calles de Cúcuta vendiéndose”; el oficial descubrió lo denunciado por años. Ya no sólo era el paso de la caravana de camiones con productos hacia Colombia con la excusa que pertenece a tal o cual general. Lo peor es que los contrabandistas iban escoltados por militares o por los policías del estado. En Caracas se sabía que a la frontera llegaba más medicina que habitantes, más combustibles que vehículos, más materiales que viviendas.

¿MALTRATOS? Desde Colombia y sectores de oposición en Venezuela se ha desatado una feroz campaña contra la intervención militar en la frontera venezolana. “Son amas de casa y niños”, es el argumento. “Fueron sacados violando sus derechos humanos”, se agrega. Pero esas voces jamás se pronunciaron cuando por más de diez años la frontera se sembró de terror y muerte con los colombianos, provenientes de organizaciones paramilitares como las Águilas Negras de ayer y Los Urabeños y Los Rastrojos de hoy. He visto, en mi patria chica, a niños venezolanos aterrados ante el asesinato de sus padres, a familias huyendo y dejándolo todo atrás, al miedo en el rostro de los amenazados, chantajeados y extorsionados por esos grupos paramilitares.  “Es inaceptable allanar, marcar y demoler casas, sacar a la fuerza a familias y separarlas”, dice el presidente Juan Manuel Santos. Lo que no dice el cínico mandatario es que las primeras víctimas inocentes han sido los andinos, porque ante el avance de los grupos irregulares de la guerrilla y los paracos, Colombia se ha hecho la sorda, la muda y la loca. Santos recordó índices económicos de la prosperidad de Colombia ante la feroz inflación, desempleo, inseguridad de Venezuela. No se entiende entonces que “esa gente humilde” quiera vivir en Venezuela.

HISTORIA. Entre junio del 2007 y junio del 2009 hice referencia a los grupos irregulares en 40 columnas Sebastiana sin Secretos. Quizás uno de los escritos más determinantes fue el que titulé “Poder Paramilitar” (edición 561 de agosto 2007) en el cual hablé de la aterradora historia de una familia atacada por los paramilitares en Táchira y el juego macabro que hay de taxistas, cicps y policías alrededor de esos grupos. En septiembre 2007, edición 563 le pedí a Chávez “Señor Presidente, por favor voltee los ojos hacia la frontera”. En septiembre 2008 expliqué la llegada del Frente Urbano 40 de las Águilas Negras a nuestro país. En abril 2009 advertí de cómo cedulan a paramilitares, guerrilleros y narcotraficantes. Y el 19 de junio 2009 el título de mi columna fue “Sí Presidente, hay paramilitares”. Y desde el 2009 hasta ahora perdí la cuenta de cuántas veces insistí en el tema.

LA INVASIÓN. Así se le conoce al sector que abarca Mi Pequeña Barinas, La Guadalupe, El Che Guevara y Ezequiel Zamora, nació al amparo de la demagogia del entonces alcalde (Psuv) Vicente Cañas. Había allí unos mil 200 viviendas, entre  ranchos  y casas, a las cuales Corpoelecle estaba colocando el servicio eléctrico. En la frontera se sabía que La Invasión era uno de los centros de refugio de paracos, trata de blancas, secuestros, sicariatos, prostitución, venta de droga. Mucha gente buena y humilde se convirtió en el escudo de los paracos en ese lugar. Desde hace años quienes cobraban la vacuna en casas de la frontera eran niños. Los sicarios son adolescentes y jóvenes. Y muchísimas mujeres paramilitares son las que llegan a los negocios a presionar porque las líneas de taxis, colegios, empresas, perros calienteros, etc. paguen las tarifas de la extorsión. Es un gran acto de hipocresía y cinismo pretender que los gobiernos de Bogotá y Caracas desconocían lo que sucede en la frontera. Y le queda muy mal al gobierno venezolano centrar el discurso en el paramilitarismo olvidando que la guerrilla también hace de las suyas en la frontera nuestra.