Share this:

" />
Según su abogada Valérie Trierweiler quiere salir del escándalo ‘lo más dignamente posible’

Screen Shot 2014-01-23 at 9.54.44 PM24 de enero de 2014Screen Shot 2014-01-23 at 9.53.28 PM

  • ‘El presidente de la República y mi clienta reflexionan’

  • ‘Le es muy difícil estar serena ante la presión mediática y política’

  • La periodista estudia emprender acciones contra algunos medios

  • ‘Es una mujer de izquierda. No quiere que se dañe el quinquenio

La primera dama francesa, Valérie Trierweiler (48 años), quiere “salir lo más dignamente posible” del escándalo provocado por la revelación de la relación del presidente galo François Hollande (59) y la actriz Julie Gayet (41), según ha asegurado este jueves su abogada a la web del diario de centro-derecha Le Figaro.

“El presidente de la República y mi clienta reflexionan“, ha declarado Frédérique Giffard, subrayando que “la decisión no incumbe más que a ambos”.

“Es muy difícil para Valérie Trierweiler estar serena ante esta presión mediática y política”, ha revelado igualmente la abogada, indicando que su clienta es “consciente de que hace falta una clarificación”.

El presidente galo ha prometido “clarificar” la situación de su pareja antes de su visita de Estado del 11 de febrero a EEUU. Valérie Trierweiler “desea realmente que todo este affaire pueda resolverse para salir de él lo más dignamente posible”, ha añadido la letrada.

La compañera de François Hollande dejó el sábado por la tarde el hospital parisino de la Pitié-Salpêtrière y descansa actualmente en la residencia presidencial de la Lanterne, cercana al palacio de Versalles. Valérie Trierweiler había sido ingresada el 10 de enero, tras un “ataque de tristeza” provocado por la revelación por la revista Closer de la relación de su compañero con la actriz Julie Gayet.

Locura mediática

Denunciando “un exceso mediático completamente loco”, Giffard ha considerado que “algunos sobrepasan los límites impuestos por las leyes, sin ninguna consideración por Valérie Trierweiler o su familia”, precisando, según Le Figaro, que la periodista estudia la posibilidad de emprender acciones legales.

Para Giffard, “imaginar que [su clienda] pudiese querer instrumentalizar su desamparo es totalmente contrario a su personalidad y a su manera de concebir las relaciones humanas, basada en la franqueza”.

Preocupada por su situación económica

De acuerdo con Le Figaro, Valérie Trierweiler, madre de tres hijos que están todavía a su cargo, está también preocupada por su situación económica, tras haber renunciado a su trabajo en una cadena de televisión, al no disponer más que de su salario en la revista Paris Match, en la que la primera dama ha conservado una crónica cultural.

“Para justificar esta elección de seguir siendo periodista, siempre ha explicado que quería conservar al máximo su independencia financiera“, ha recordado la abogada.

“Contrariamente a lo que algunos quieren, mi clienta no desea para nada alimentar la polémica y conserva el sentido de la responsabilidad“, ha proseguido, indicando que estaba igualmente “muy preocupada por su compromiso en asociaciones humanitarias”.

Valérie sigue siendo una mujer de izquierda. No creo que desee que las dificultades actuales empañen el quinquenio de François Hollande”, ha subrayado la letrada.