Siete mujeres y nueve hombres para el nuevo Gobierno alemán
ANA CARBAJOSA Berlín 

El SPD designa a Maas para Exteriores y a Scholz para Finanzas

El nuevo Gobierno alemán va cobrando forma. El partido socialdemócrata ha presentado este viernes su lista de ministros, que compondrán junto con los del bloque conservador de la canciller Angela Merkel, desvelados hace días, el esperado Ejecutivo alemán. En total, habrá siete mujeres y nueve hombres en el nuevo Gabinete, en el que además solo un ministro procede del Este de Alemania. Casi seis meses después de las elecciones, y de un bloqueo político que impacienta a Europa, las piezas del puzle de la gran coalición alemana empiezan por fin a encajar.

La distribución de carteras en el próximo Gobierno ha sido fruto de agrias disputas en el seno de los partidos llamados a cohabitar durante los próximos cuatro años. El partido socialdemócrata (SPD) cosechó en las negociaciones de gran coalición un claro triunfo al lograr hacerse con seis ministerios, entre ellos Finanzas y Exteriores, los más codiciados. Ese logro despertó numerosos recelos en el partido de Merkel, donde numerosas voces criticaron a la canciller por considerar que había cedido en exceso, a cambio de asegurarse su cuarto mandato tras 12 años en el poder. El próximo miércoles, el Parlamento alemán deberá investir a la canciller, según el calendario previsto.

Screen Shot 2018-03-10 at 8.55.05 AMDos experimentados políticos dirigirán los dos grandes ministerios alemanes: Finanzas y de Exteriores. Olaf Scholz, hasta ahora alcalde de Hamburgo ostentará la cartera de Finanzas, la joya de la corona del Ejecutivo alemán y la misma que ha gobernado con puño de hierro Wolfgang Schauble durante los últimos ocho años. Scholz, que lidera provisionalmente el partido será además vice canciller. Berlín cuenta con un superávit récord, que según el acuerdo de gran coalición pactado entre el partido socialdemócrata y el bloque conservador (CDU/CSU), buen parte de él se invertirá en proyectos sociales, educativos y en infraestructuras, pero evitando en todo momento endeudarse.

El próximo ejecutivo y deberá además decidir cómo de ambiciosas serán las reformas de la zona euro que París y Berlín anuncian desde hace meses a bombo y platillo. A Scholz, de 59 años, se le considera un representante del ala más centrista del SPD, capaz de sofocar la ansiedad que genera en ciertos sectores de la CDU/CSU que la cartera de Finanzas haya acabado en manos de los socialdemócratas, siempre más proclives a la inversión pública y a reconstruir con fondos nacionales el proyecto europeo. De Scholz se espera que en líneas generales de continuidad al rigor presupuestario marcado por su antecesor.

El ministerio de Exteriores lo dirigirá Heiko Mass, titular de Justicia en el Gobierno saliente. A Mass se debe en la pasada legislatura la controvertida ley que obliga a las redes sociales a borrar contenidos “de odio” de forma expeditiva, bajo pena de multa.

Mass, de 51 es un vencedor accidental. Hace semanas, el ex líder del SPD, Martin Schulz, se autoadjudicó la cartera de Exteriores durante las negociaciones del acuerdo de gran coalición con Merkel. La jugada sin embargo, no sentó nada bien en amplios sectores de su partido, ni tampoco gustó al ministro saliente y su antiguo amigo, Sigmar Gabriel. La presión acabó por derribar a Schulz , quien renunció a encabezar la diplomacia alemana por el bien del partido. Ahora Mass consigue un ministerio, muy apreciado por los alemanes.

Los nuevos nombramientos son además paritarios. Habrá tres ministros y tres ministras del SPD. Katarina Barley, una popular política del SPD será la nueva ministra de Justicia.

En total, el nuevo Gobierno habrá siete mujeres y nueve hombres, siendo la aportación de la CSU bávara la culpable de que se quiebre la paridad. El partido hermano de la CDU de Merkel en Baviera se encargará en el nuevo Ejecutivo del ministerio de Interior y Patria, que nace ya rodeado de polémica. El líder bávaro Horst Seehofer será el responsable del nuevo superministerio cuyas nuevas competencias están aún por definir. Su creación de esta nueva cartera y la adjudicación al representante del ala más conservadora del bloque de Merkel se interpreta en Berlín como una señal política con la que contrarrestar los crecientes apoyos de la extrema derecha. Alternativa por Alemania (Afd) ha logrado entrar por primera vez en el Bundestag con un discurso antiinmigración e identitario que ha seducido a casi un 13% de los votantes.

MÁS INFORMACIÓN