Suiza investiga al ‘cura de los nobles’ por blanqueo -José Luis Montes Toyos
MundoMARISA RECUERO Madrid 20/7/2015

PERFIL del Párroco de la madrileña iglesia de San Ginés  http://www.pedromogna.com/perfil-del-parroco-de-la-madrilena-iglesia-de-san-gines/

Screen Shot 2015-07-20 at 8.36.02 AMLa Fiscalía suiza rastrea cuentas bancarias de un delegado episcopal de la Archidiócesis de Madrid por su vinculación con una expropiación

GRÁFICO. ¿Dónde fue a parar el dinero de la expropiación?

Su nombre es José Luis Montes Toyos. Es el párroco de la Real Parroquia de San Ginés de Madrid, el delegado episcopal dePatrimonio Cultural de la Archidiócesis madrileña y monseñor.

El Ministerio Fiscal suizo le investiga por un presunto blanqueo de capitales vinculado a la expropiación de una finca, en Madrid, conocida como Las Jaboneras -22.000 metros cuadros de terreno y antigua propiedad de las hermanas Carmen y Blanca Roca de Togores, hijas de los marqueses de Molins-, donde el consistorio madrileño levantó el Parque Tierno Galván. El fiscal suizo solicitó la colaboración de la Fiscalía Provincial de Madrid para investigar el caso.

La investigación realizada por el fiscal de Ginebra Claudio Mascotto, a la que ha tenido acceso este diario, fue remitida el pasado 11 de mayo al fiscal jefe de Madrid, Javier Polo. Aporta nuevas pruebas sobre la presunta ocultación de dinero procedente de la expropiación de ese terreno y lo relaciona con un presunto entramado de sociedades vinculadas al sacerdote y a su hermano Carlos, capellán y abogado de la familia Roca de Togores, respectivamente.

Las nuevas pruebas indican que se han «extendido las investigaciones financieras a cuentas con las que José Luis Montes Toyos podría tener relación». Estas cuentas están vinculadas a empresas domiciliadas en Panamá y Belice y cuyo beneficiario es el sacerdote, según consta en los documentos que maneja la Fiscalía. En concreto, se trata de cuentas abiertas en los bancos Pictet(Ginebra), LB Swiss (Zurich) y Credit Suisse (Ginebra), a nombre de las sociedades Blackbird Holdings, Flaran Investments, Patramad,Bowman Assets y Tachbrook Holding.

La citada documentación acredita movimientos continuos de dinero desde 2004 hasta 2011. En 2004 fue cuando se produjo parte del pago de la expropiación por parte del Ayuntamiento de Madrid a la empresa propietaria de la finca. El Consistorio abonó 14,79 millones de euros.

Hace cinco años, en 2010, una de las hermanas Roca de Togores denunció al hermano del párroco de San Ginés por presuntos delitos continuados de estafa, apropiación indebida, contra la Hacienda Pública y blanqueo de capitales. Blanca acusó a Carlos de ocultar el valor que tenía la finca expropiada por el Ayuntamiento de Madrid y aconsejar a la familia la venta de la sociedad propietaria, Peña Prieta, por apenas 432.908 euros, según consta en el testimonio aportado por Blanca Roca de Togores en la citada denuncia.

La investigación abierta entonces por el Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid puso sobre la mesa informes realizados por laUnidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) y la Agencia Tributaria que identificaron «la existencia de una compleja estafa» dirigida por el hermano del sacerdote y «con la asistencia de terceras personas».

Informes de la Udef

En un informe, la Udef detectó «maniobras» del abogado con «un claro ánimo de no sólo ocultar el paradero de los fondos pertenecientes a las dos hermanas, sino que además, con un cúmulo de sucesivos actos jurídicos, tratar de acreditar el conocimiento que tienen de los hechos tanto Carmen Roca de Togores como su hijaMaría Marta Benjumea».

Es más, la Udef dejó constancia de «la existencia de un muy considerable patrimonio [por parte de ambos hermanos] cuyo origen no se entiende si no es derivado de la relación de total confianza que les ha venido uniendo con la adinerada familia Roca de Togores».

Dicho esto, la Policía señaló la existencia de dos testaferros de los hermanos Montes Toyos –Roberto Herrero Pacheco y Manuel Antonio Suárez-, además de operaciones de venta «simuladas» a través de las cuales la empresa Peña Prieta pasó a manos de estos administradores en la sombra y cambió de nombre, pasándose a llamar Fincas Ubiro.

Por su parte, un informe de la Agencia Tributaria constata el traspaso de los activos de esta sociedad -los derechos económicos que pudieran derivarse de la expropiación- a otra empresa administrada por la misma persona. En concreto, Promociones Lazarejo Creek, cuyo administrador único era Roberto Herrero. El domicilio social de esta sociedad coincide con el del párroco de San Ginés.

El procedimiento que abrió el magistrado Arturo Zamarriego en 2010 -en este momento, el caso está sobreseído de manera provisional- destapó cuentas bancarias en Barclays Bank y Banco Pictet, enLuxemburgo, gracias a la investigación realizada por la Agencia Tributaria después de que el Ayuntamiento pagara esos 14,79 millones en concepto de expropiación. Hacienda empezó a investigar el origen de esas empresas tras dejarle una deuda de 4,49 millones.

Tomando como referencia la investigación suiza, el 27 de febrero de 2004, los 14,7 millones desembolsados por el Consistorio entraron en una cuenta de Barclays a nombre de Fincas Ubiro. Tres meses después salieron 12,6 millones con destino a otra cuenta en Pictet, en Luxemburgo. Los titulares eran Carlos Montes Toyos y familia.

La cadena siguió ocho meses después: el 30 de enero de 2005, 12,7 millones salen de la oficina luxemburguesa para ir a otra de Pictet en Ginebra. Pasados tres meses, un total de 1,84 millones fueron transferidos a una cuenta que la empresa Flaran Investments -domiciliada en Belice- tenía en LB Swiss y cuyo beneficiario era José Luis Montes Toyos.

La documentación recabada por el fiscal suizo advierte una retirada de dinero en efectivo de 60.300 euros de esa cuenta por parte del párroco. En esta entidad, el sacerdote era también beneficiario de otra cuenta a nombre de la panameña Patramad, a la que llegó otro ingreso de Flaran por 2,2 millones.

Movimientos de dinero

Los movimientos de dinero siguen con otra salida, en 2010, de Patramad a una cuenta en Credit Suisse a nombre de la empresa Bowman Assets, en la que una de las firmas autorizadas es la del delegado episcopal, junto con la de Carmen Roca de Togores.

Conviene precisar que Fincas Ubiro llegó a reclamar 61 millones en compensación por la expropiación, pero el Tribunal Supremo fijó el precio de la finca en 25 más intereses. En 2014 y 2015, el Ayuntamiento efectuó nuevos pagos que totalizan 15,3 millones, cantidad que está consignada en el juzgado.

José Luis Montes Toyos remitió ayer a este diario un documento notarial en el que justifica su vinculación con una de las cuentas bancarias aludidas. En concreto, la referente a la empresa panameña Patramad, registrada en una oficina de la entidad LB (Swiss).

Según el citado documento, Carmen Roca de Togores solicitó al párroco de San Ginés «que aceptase figurar en una cuenta bancaria como titular o beneficiario al objeto de evitar» que su hijo Pablo Benjumea pudiese acceder a esos fondos. El acta notarial deja constancia de que monseñor Montes aceptó la petición y «el encargo de que ante cualquier eventualidad» que le ocurriese a Carmen, el dinero fuese entregado a su hija Marta.

«En el momento de la apertura de la cuenta […] los empleados del banco me aconsejaron que fuese abierta a nombre de una sociedad mercantil y Don José Luis fuese el beneficiario y mi abogado disponente», dejó escrito ante notario Carmen Roca de Togores.

«Los fondos depositados en la referida cuenta me pertenecen por haberlos percibido del Ayuntamiento de Madrid como parte del justiprecio de la expropiación de una finca denominada Las Jaboneras», dejó constancia Carmen Roca en el acta notarial. En este sentido, apunta también que «todos los movimientos» que constan en la citada cuenta fueron «ordenados» por ella, «tanto las transferencias como las retiradas en metálico».

El documento asegura también que José Luis Montes «no ha percibido retribución alguna por haber figurado como beneficiario aparente de la referida cuenta, ni tampoco ha obtenido beneficio o lucro alguno». Según dejó escrito Carmen Roca en la citada acta notarial, monseñor Montes Toyos canceló la cuenta en 2010 y los fondos fueron transferidos a otra cuenta cuya titular es Carmen.

Screen Shot 2015-07-20 at 8.35.19 AMJosé Luis Montes remitió también a la dirección de este diario una carta en la que señala a Pablo Benjumea como «el responsable» de la situación y advierte de que los hechos descritos «han sido objeto de análisis judicial, y tras largos años de proceso han concluido en un archivo firme, con informe favorable del Ministerio Fiscal».

El sacerdote alega en la misiva que Pablo Benjumea «pretende hacerse con el patrimonio que legítimamente le corresponde a su madre Carmen Roca de Togores y a su tía Blanca Roca de Togores». En este sentido, monseñor Montes advierte de que «sirviéndose de engaños y coacciones instrumentalizó a su tía [Blanca] para interponer acusaciones y denuncias falsas», según apunta en la carta.

Precisamente, este diario se puso en contacto, el pasado martes, con el fiscal español al que Carlos Mascotto pidió colaboración para investigar las nuevas pruebas vinculadas al caso. Javier Polo respondió haber remitido la solicitud del Ministerio Fiscal suizo al Juzgado de instrucción número 2 de Madrid por ser el que trabaja en la causa.