Share this:

" />
Tachirenses exigieron libertad para detenidos por protestar
LORENA EVELYN ARRÁIZ , NORA SÁNCHEZ|  ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL lunes 10 de febrero de 2014

Screen Shot 2014-02-10 at 2.40.39 PMEn Mérida arrestaron a policía sospechoso de herir a un joven el sábado

San Cristóbal.- La inseguridad y el desabastecimiento ya no son las únicas razones que impulsan a los habitantes de San Cristóbal a protestar. Ayer decenas de vecinos volvieron a tomar las calles pero para exigir la liberación de las cinco personas que los cuerpos policiales han detenido como sospechosas de los incidentes que se registraron el jueves en la residencia del gobernador de la entidad, José Vielma Mora.Para los manifestantes, quienes en la noche de ayer tenían previsto realizar un cacerolazo, estas aprehensiones son injustificadas; esta opinión es compartida por los familiares de algunas de los encarcelados.El esposo de Patricia Sarmiento, la única mujer detenida y quien prefirió no ser identificado por temor a represalias, negó que ella estuviera involucrada en los sucesos.

“No es estudiante, no pertenece a ningún partido político (…) tenemos dos hijos de tres y cinco años”. Informó que tienen un negocio cerca del sitio de las protestas y cuando la arrestaron pasaba por el lugar.

Por su parte, los familiares de los hermanos Leonardo y Reinaldo Manrique, de Jesús Gómez y Gerad Rosales, los otros detenidos, criticaron que la audiencia en la que el juez Richard Cañas decidió mantenerlos privados de libertad y enviarlos a la cárcel de Coro, mientras la Fiscalía concluye las investigaciones, se haya celebrado en el Comando Regional número 1 de la Guardia Nacional y no en la sede de los juzgados penales.

Desde la oposición lanzaron ataques más duros contra Cañas. El exdiputado Walter Márquez tachó de “político” al funcionario, dijo que fue militante del Movimiento Quinta República (MVR) y está vinculado al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

El también exembajador de Venezuela en la India sustentó sus señalamientos en un escrito de 2008, en el que el juez se inhibió de conocer una causa contra dos oficialistas. ¿La razón? “Guardo amistad, devenida del hecho de haber sido miembro junto a los señalados ciudadanos de la dirección local del MVR en el Barrio Bolívar (…) Aunado a lo anterior, durante el año 2000 y siguientes tuve la oportunidad de participar en actividades sociales y políticas en casa de los imputados”.

Procesarán a policía de Mérida

Por su parte, en la ciudad de Mérida el saldo de las protestas que esta semana de estudiantes en reclamo de seguridad y contra el desabastecimiento fue de ocho heridos y un policía regional detenido.

Fiscalía informó que procesará al agente de la Policía regional José Eliécer Guerrero Saavedra, por presuntamente ser quien le disparó a José Gregorio Suárez, un joven que pasaba por la avenida Cardenal Quintero, uno de los lugares donde universitarios manifestaron en la noche del sábado.

El comandante de la Policía de Mérida, general Gustavo Saluzzo, informó que cerca de la medianoche del sábado, fueron liberados los dos estudiantes que horas antes habían sido detenidos en la ciudad de Ejido mientras intentaban quemar unos neumáticos. Este domingo, por casi dos horas, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en Mérida, detuvo al estudiante de Derecho de Universidad de Los Andes (ULA), Francisco Segovia, integrante del movimiento estudiantil Equipo 10.

La presidenta de la Federación de Centros Universitarios ULA, Liliana Guerrero, relató que Segovia, luego de repartir volantes, se montó en un autobús para irse a su casa y fue “bajado a golpes” por funcionarios, para meterlo en un carro corolla blanco, sin placa”.

En horas de la noche en la ciudad de Mérida continuaban los cacerolazos y las calles de algunos sectores estaban cerradas por barricadas de cauchos quemados.