Tamara Adrián -Candidata MUD por lista Caracas | El chavismo es el fracaso más grande y estrepitoso de Venezuela
JUAN PABLO AROCHA  @JPArocha Viernes 14 de Agosto de 2015 |TalCual

Screen Shot 2015-08-16 at 9.10.47 AM

Yo puedo decir que nunca voté por Chávez. Escribí en 1999 lo que iba a pasar. No había que ser bruja, había simplemente que entender la historia. Si uno no se obnubilaba veías lo que iba a ocurrir

Quienes veían con recelo mi candidatura, creo que cambiaron de opinión cuando vieron al presidente Maduro reaccionando en cadena

Venezuela podría convertirse el 6D en el primer país de América donde un transexual ocupe una curul en el Parlamento. Aupada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) es el reto que tiene Tamara Adrián, abogada de 61 años de edad. Es bastante probable que concrete su meta, pues ocupa el segundo puesto en la lista uninominal de Caracas, una posición que, de repetir la misma votación que obtuvo la oposición en 2010, debería convertirla al menos en diputada suplente. “Quienes veían con recelo mi candidatura, creo que cambiaron de opinión cuando vieron al presidente Maduro reaccionando en cadena, diciendo que todos los candidatos del PSUV son de la diversidad sexual”.

Adrián milita en Voluntad Popular, del preso político Leopoldo López. Inicialmente su inscripción sería meramente “simbólica”, admite, pues la postularían como cuarta en lista por el estado Anzoátegui.

Sin embargo, resultó favorecida por la resolución sobre paridad de género que impuso a última hora el Consejo Nacional Electoral (CNE), donde ella misma exigió que su aspiración fuese contabilizada dentro de la cuota de 40% que obliga el ente comicial a reservar a las mujeres. Ya en 2010 presentó sus credenciales ante la Asamblea Nacional para optar al cargo de magistrada de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, pero su opción no fue contemplada por la comisión legislativa ­de mayoría chavista­ que seleccionó a las nuevas autoridades.

La condición transexual de Adrián es lo que la ha convertido en noticia, pero ella se esfuerza por demostrar que su postulación al Parlamento va mucho más allá de la defensa de los derechos de la comunidad GLBT (Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales).

“Yo me veo como integrante de la Comisión de Finanzas, discutiendo con José Guerra (el economista también postulado por la MUD), trabajando juntos”, aspira. Es que ella posee un doctorado en Derecho Comercial de la Université Panthéon-Assas de Francia, y ha sido profesora de las más prestigiosas universidades del país. El miércoles, cuando concedió la entrevista, ofrecía un taller sobre legitimación de capitales a una empresa de corretaje de seguros.

-Hay un triunfo personal en su postulación. El CNE ­el mismo organismo que rige el Registro Civil­ admitió su condición de mujer al aceptar su candidatura. -Hay un espacio que se abre, finalmente. Venezuela se ha quedado rezagada en temas de reconocimiento de los derechos GLBT. Han tenido una propaganda con eso desde el Gobierno, pero no se puede respetar cuando se irrespeta.

-El gran revuelo por su postulación tiene que ver con su condición sexual, ¿Cómo recibe esto? -Nunca he querido que mi candidatura se enfrasque exclusivamente en temas de los derechos humanos, en particular, de la comunidad GLBT.

Esos son temas que yo defiendo, pero también soy abogada, profesora, especialista en materia económica y financiera.

De eso es lo que yo realmente vivo. Conozco cuáles son las deficiencias de la legislación económica. Gran parte de las leyes económicas de los años 90 fueron redactadas por mí, trabajaba como asesora del Banco Central de Venezuela en la reforma del sistema económico venezolano. No estás hablando con una persona improvisada.

-¿Su propuesta entonces va más allá de la lucha por aprobar la Ley de Matrimonio Igualitario?
E sa no es mi única bandera. El Parlamento perdió su majestad, se convirtió en los últimos años en una estructura dominada por el poder, sin funciones específicas, porque delegó en el Ejecutivo para que legislara. Hay que volver a civilizar el Parlamento, volver a parlamentar.

Esto es muy importante, porque una de las cosas que perdimos es el respeto al otro, a entender que el otro puede tener una posición política distinta. En los sistemas de dominación política, como los dictatoriales y autocráticos, se pretende imponer un sistema de pensamiento único; así, quien disidente, se convierte en un enemigo que tiene que ser suprimido. Ha llegado el momento de gobernar con todos, para todos y por todos. No podemos hacer país olvidándonos de la otra porción del país. Las fallas que llevaron al chavismo en el año 98, y lo que está llevando al declive hoy del PSUV, tiene que ver con esto: no se puede crear país con unos y para unos.

-¿En qué momento decidió participar en la actividad política? -Cuando me di cuenta que no es posible dejar en manos de otros, lo que tú quieres hacer.

Cada quien tiene que tomar sus responsabilidades. Yo no quiero que este sea el país de mis hijos y mis nietos. Estoy muy feliz de que mis tres hijos están viviendo acá en Venezuela, eso es algo que no mucha gente puede decir en este momento. Quiero que ellos tengan un país de oportunidades, que les abran espacio. La divisa es crear oportunidades de formación para que nadie se quede atrás, uno de los grandes fraudes, que vamos a pagar por largo tiempo, es el desprecio al conocimiento y al mérito.

-¿Por qué se unió a Voluntad Popular? -Toda mi familia había sido afecta, en su tiempo, a Acción Democrática. No militantes.

Nunca había sido parte de un partido político. Cuando Leopoldo López decide construir Voluntad Popular, como la quiere construir, desde las bases a través de redes populares, fue lo que me conquistó, esa forma de pensar.

Yo soy una persona con un inmenso pragmatismo desde el punto de vista económico, pero con gran sensibilidad social. Venezuela hoy tiene el mismo nivel de pobreza que tenía antes del chavismo, pero sin el aparato económico, el trabajo y la formación.

-Leandro Villoria, quien fue electo por los movimientos sexodiversos del chavismo como su candidato ante la alianza del Polo Patriótico e ignorado por el PSUV, reconocía la importancia de su candidatura. Le tienen respeto. Sin embargo, resentía que no viniera de las filas del oficialismo y decía temer que se “robara” una bandera de lucha que, aseguraba, ellos habían levantado. -Y que no piensen que voy a militar en el chavismo, nunca.

El chavismo ha sido el fracaso más grande y estrepitoso que ha tenido Venezuela a lo largo de su historia. Y, por otro lado, no se puede robar algo que nunca han tenido. Pueden haber habido algunas individualidades que hayan alzados las banderas de la comunidad GLBT, pero el chavismo nunca ha tenido interés. Todas las iniciativas hacia el sector han venido unitariamente, o desde la oposición. La recolección de firmas para impulsar la Ley de Matrimonio Igualitario la hicimos también desde Voluntad Popular, sin ningún tipo de exclusión. El PSUV, en estructura de género es muy retrógrado. Creo que se debe al militarismo y la sobrerepresentación evangélica, así como un desconocimiento del derecho internacional de los derechos humanos. Y por prejuicio.

-¿Cuál es su diagnóstico sobre la situación del país? -Venezuela tiene un gran cáncer en este momento, que fue producido por estas políticas públicas. No podemos salir de ello con pañitos calientes y aspirinas; del cáncer se sale, eventualmente, con tratamientos que son muy duros. En este momento hay una suerte de arena movediza que nos está tragando. Tenemos que darnos cuenta que, para salir adelante, necesitamos el concurso de todos. Necesitamos, como decía Winston Churchill, sangre, sudor y lágrimas. Sangre en las manos de tanto trabajar, no de luchas entre unos y otros; sudor de tanto trabajar y lágrimas de alegría, de obtener lo que se quiere.

Screen Shot 2015-08-16 at 9.17.42 AM-El cáncer no se cura en poco tiempo, requiere paciencia. El cambio en el país, como usted lo plantea, luce a largo plazo
E stoy segura de que Venezuela puede superar lo que está viviendo, pero, así como tardamos 17 años en caer en este hueco, necesitamos tomar decisiones para salir de esto. Pero ese cambio no es mágico, requiere trabajo, esfuerzo y participación.

-Pero un eventual triunfo de la oposición el 6D no resuelve el problema, sigue el chavismo en Miraflores -Pero inicia la separación de poderes. Nosotros estamos pagando hoy la existencia de un estado autocrático donde se perdió la división de poderes, que promueve la corrupción, el clientelismo, una cantidad de cosas que son terribles para un país. Hay que dictar leyes que eventualmente corrijan las deformaciones. Yo tengo algo muy claro, que es la regla de oro en materia de regulación económica. Las leyes tienen que ser simples y claras. Deben ser fáciles de cumplir y muy onerosas de incumplir.

-¿Qué implicaría para el país su llegada el Parlamento? Venezuela es muy pacata, pero sobretodo porque no hemos logrado discutir los temas de la modernidad.

Nos hemos enfrascado en discusiones estériles: socialismo y capitalismo, derecha e izquierda. Las discusiones actuales son desarrollo sostenible, producción y productividad, innovación, desarrollo sustentable, respeto al ambiente y a las minorías.

Son temas del ser humano.