TULIO ÁLVAREZ @tulioalvarez | Salón de la fama de infamia

TULIO ÁLVAREZViernes 11 de Septiembre de 2015

Screen Shot 2015-09-13 at 9.16.49 PM

 

No son suficientes las plagas que azotan a Siria

Reciben una invitación para disfrutar la libertad que se vive aquí

Estamos en el inning 16, este público venezolanos está muy venático y se lanzará al terreno para darle con todo

Aunque hace tiempo que entramos en los anales del ridículo universal, tengo que reconocer que los esfuerzos titánicos que viene haciendo la caterva de gorilas que hoy ocupa esta selva que llaman Venezuela se constituyen en marcas que difícilmente serán superadas por futuros gobernantes. Es más, me quedé provinciano.

Definitivamente son records mundiales.

Por ejemplo, la hazaña de 2.131 partidos jugados consecutivamente por Cal Ripken Jr., impuesta en 1995 y que superó la antigua marca de Lou Gehrig, quizás la gesta más impactante en las Grandes Ligas, puede asimilarse a los Aló Presidente y demás cadenas que por más de 15 años han sufrido los venezolanos. Los historiadores del futuro tendrían que constituir un equipo multidisciplinario para descifrar, catalogar y analizar todas las amenazas, arbitrariedades e imbecilidades que a los dos orates del poder se les ocurrieron en todos estos años.Screen Shot 2015-09-13 at 9.39.20 PM

Para la mayoría de los que les gusta el béisbol, en los jonrones está la clave. A mí me motiva el picheo como buen tiburón. Pues en una temporada, la del 2001, Barry Bonds conectó 73 superando los 70 de Mark McGwire en 1998, aunque el registro de Roger Maris de 61 en 1961 tiene mayor valor en tiempos en que no había esteroides. ¿Alguien ha medido los mazazos que ha dado El Capitán del equipo de asaltantes durante su ya larga vida pública? Bien merecido es cualquier ascenso que se le haga por méritos tan elocuentes.

Pero hablemos de “algún veterano”, en los términos que utilizamos los carupaneros, que ha tratado de hacer esfuerzos sobrehumanos para llegar a ocupar un lugar en el roster ministerial pero que jamás ha logrado llegar, ni siquiera en la expansión típica de final de temporada.
Screen Shot 2015-09-13 at 9.37.24 PMMe refiero a Roy Chaderton.

Sus records en doble A dicen mucho de él pero parece que los managers que ha tenido no le tienen confianza. La última en la OEA rompió todos los decibeles del cinismo: “Colombia ha dejado sobre Venezuela el cuidado de la frontera”. Este “veterano” que en general no perdona ninguna bola a la hora del bateo quedó con el bate en la mano porque allá en Colombia nadie le contestó.

Jorge Rodríguez es otro que se las trae. Él es el Pete Rose de las elecciones. Puede que el rojo de Cincinnati haya pegado 4,246 hits en su carrera pero el otro “veterano” rojo, desde adentro y ahora afuera del CNE, no suelta ese bate y sigue dando palazos por todas partes a los electores y a los procesos electorales con sus implementos deportivos marca Smartmatic.

Pero lo último que se insertará en el libro Guinness es la oferta que hace el diletante de acoger 20.000 sirios en Venezuela. Asume que esos refugiados que huyen de la muerte y fundamentalismo, sedientos de libertad, aceptaran su invitación.

No son suficientes las plagas que azotan a Siria. Ahora reciben una invitación para disfrutar la libertad que se vive aquí…

Inclusive tenemos importados en el Salón de la Fama criolla, incluyendo a canallas como Samper, quien gustosamente acepta que lo vinculen al narcotráfico y a las FARC pero que ahora ruega que silencien que es amigo de sus amigos rojos; o Gaviría, otro que participó como coach de tercera en el equipo rojo. Hoy se le oye cantar en las calles de Medellín que aquel truhan, Secretario General de la OEA y aliado de Carter, era otro que se parecía a él… No enumeremos brasileños y argentinos porque aquí estamos hablando de béisbol.

Queridos amigos, el partido más largo en grandes ligas fue el 1º de mayo de 1920, entre los Dodgers de Brooklyn y los Bravos de Boston, empataron a 1 tras 26 entradas jugadas. Aquí estamos en el inning 16 pero este público venezolano está muy venático y se lanzará al terreno para darle con todo a este equipo de maleantes.