Share this:

" />
TURISMO VERDE Y EL DE RIESGO – SEBASTIÁN BOCCANEGRA -TalCual Viernes 19 de Julio de 2013

El ministro Andrés Izarra descubrió, aparentemente de manera repentina, las bondades que tiene la industria turística. En las primeras de cambio está haciendo lo que todo buen gerente lleva a cabo: recorrer el país para comprobar, in situ, la potencialidad que esta tierra de gracia ofrece a esa actividad. La declaró de interés nacional. Estima que puede ser una industria que nos independice un poco del petróleo. No sabemos cuándo fue que se dio cuenta de todas estas virtudes. En 14 años no dijo nada al respecto, por lo menos públicamente. Ahora quiere ampliar la frontera turística del país incorporando algunas de las paradisíacas islas con las que cuenta el país. Con este nuevo impulso puede ser que el teleférico de Mérida vuelva a funcionar algún día. Desde aquí saludamos la iniciativa. Creemos que hay que ver hacia delante. Nos parece muy interesante la iniciativa del turismo ecológico o verde. Es una veta que puede darle mucho rendimiento al país. A esa variante nosotros nos atrevemos a hacerles una propuesta que incremente la oferta turística nacional.

Advertimos de entrada que no es nada original, se ha puesto en práctica en otros países. Se trata del turismo de riesgo, el cual consistiría en llevar a los interesados a los sectores donde los malandros son la ley, entre ellos las cárceles donde habría que hacer una alianza estratégica con los pranes. Ver la vida y milagros que se tiene que hacer en una prisión nacional es algo que interesa a los que quieren poner su adrenalina a millón. Aseguramos que en el mundo hay gente interesada en este tipo de turismo. Es cierto que no tendrá una clientela, masiva pero grano a grano la gallina se llena el buche.