Share this:

" />
Un vídeo revela las amenazas de un legislador argentino (de Cristina) a una policía

 Buenos Aires El País 13 OCT 2013

Al principio, la agente de tráfico no sabía con quién estaba hablando. El conductor se llamaba Juan Cabandié, candidato a diputado nacional por el Frente para la Victoria, el partido del Gobierno en Argentina. Pero Cabandié no es solo eso. Como puede leerse en su página de Internet, Cabandié es militante de la organización juvenil La Cámpora, presidente del bloque del Frente para la Victoria en la cámara municipal de Buenos Aires. Y sobre todo: es Juan, el nieto recuperado por las Abuelas de Mayo número 74, dentro de una lista de restituciones que el pasado agosto, 30 años después de la dictadura, llegó al nieto 109. Es una de las víctimas más famosas de la dictadura argentina.

La agente ignoraba lo que Juan Cabandié cuenta en su página: “Nací en la ESMA en marzo de 1978. Allí compartí con mi mamá tan solo 20 días. Viví casi 26 años con un nombre que no era propio y creyendo que mis apropiadores eran mis papás. Gracias a la ayuda de Abuelas, supe que era hijo de desaparecidos. Es así que el 26 de enero del 2004 recuperé mi identidad y supe realmente quién era mi verdadera familia”. Desconocía también lo que cuenta la entrada de Wikipedia sobre Juan Cabandié: su padre, Damián Abel Cabandié, fue secuestrado en 1977, cuando tenía 19 años; y su madre, con 17, cuando se encontraba embarazada de Juan. La última vez que la vieron fue en la sala de parturientas de la tremebunda Escuela Mecánica de la Armada (ESMA), el mayor centro de detención y tortura durante la dictadura militar (1976-1983).

 

Tal vez la policía solo veía delante de ella a un señor que no tenía la documentación del auto en regla. Hasta que las cartas se pusieron boca arriba. Y entonces, Cabandié le espetó a la agente, sin saber que estaba siendo grabado:

– ¡Te hiciste la guapa! [la valiente] Como el señor –apuntaba a otro agente, al que le estaba grabando– se hizo el guapo también. Yo en ningún momento te chapié [saqué la chapa, la identificación] con que soy diputado.

-Me faltaste al respeto que es peor, que es otra cosa –le contestó la gendarme–. Creo que es peor todavía, un diputado faltando al respeto y tratando de boludas a las personas.

La agente se refería a una conversación de teléfono que, según reconoció Cabandié acaba de tener con un funcionario, de nombre Martín, a quien le pedía que le aplicaran un “correctivo” a esa agente, porque es una “desubicadita”.

-Era una charla privada mía –respondió Cabandié–. Si la escuchaste es problema tuyo. Te hiciste la guapa.

-Yo no me hice la guapa y vos me estás faltando al respeto.

-Y yo soy más guapo que vos.

-¿Me querés firmar la boleta?

-Porque yo me banqué [aguanté, sufrí] la dictadura…

-Está bien, te felicito…

-Porque yo tengo que estar donde tengo que estar, bancando a los hijos de putas que quieren arruinar este país.

-¿Querés firmar la boleta o no la querés firmar? Yo estoy trabajando.

La escena se convirtió en un vídeo que, debidamente editado, empezó a circular en Internet el viernes por la noche, en plena campaña electoral ante las elecciones legislativas del 27 de octubre. Cabandié reconoció en su página de Facebook que reaccionó “mal”. “Pero el enojo vino de lo injustificado de que me hayan retenido 40 minutos y me hayan querido coimear [chantajear]”. El candidato a diputado nacional indicó que la discusión se produjo “entre febrero y marzo”. “Me quisieron secuestrar [retener] el auto, porque no tenía el comprobante del mes vigente, tenía el anterior”. Y añadió: “Después de tenerme más de 40 minutos retenido sin motivo me preguntaron a qué me dedicaba y les dije que era diputado. (…) Me sentí obligado a llamar a una persona del Ministerio de Seguridad para hacer la denuncia porque tenemos que terminar de deshacernos de estas prácticas de las fuerzas de seguridad del pasado”.

El vídeo se convirtió el sábado en Argentina en uno de los temas más comentados en Twitter. El periodista Gabriel Levinas escribió: “Cabandié tiene sangre azul, una casta con los privilegios que le otorga su condición de víctima y trata a los gendarmes conforme a ello”. Otro periodista, Ernesto Tenembaum, señaló: “El problema del caso Cabandié no es Cabandié, sino la cultura que expresa: un progresismo que se olvidó de todo y banca [apoya] cualquier cosa”. Y Juan Cruz Sanz, también periodista, tuiteó: “¿Sos diputado? ¿Te quiere coimear un efectivo de una fuerza de seguridad? Cerrás la boca y te vas derecho a la fiscalía”.

Desde el bando oficialista, algunos cibernautas aseguran que el vídeo había sido editado y manipulado para perjudicar a Cabandié en plena campaña electoral. Ante eso, el director de cine Juan José Campanella escribió: “Si alguien encuentra el crudo del vídeo Cabandié y es lo contrario a lo que se ve ahora, quiero a ese editor en mi próxima peli. Es un mago”.