Share this:

" />
Una increíble favela vertical de 45 plantas, escenario de «Homeland»
ABC VIAJAR 22/10/2013
La Torre de David comenzó a construirse en Caracas en los años 90. Quedó sin acabar. Desde 2007 es un edificio «okupado». La Bienal de Venecia estudió su caso
Screen Shot 2013-10-22 at 8.37.30 AMUna imagen del episodio de Homeland en la Torre de David
La Torre de David, un rascacielos de 45 plantas inacabado en la ciudad de Caracas, es la prisión en la que los guionistas de la tercera temporada de «Homeland» han situado a Brody, el protagonista de la célebre serie. A esa torre inverosímil se la ha calificado de muchas maneras, desde una favela vertical al edificio «okupado» más alto del mundo. Es un lugar apocalíptico, en el que miles de personas se reparten entre sus habitaciones y pasillos sin terminar, llenos de grafitis.

El Dr. Graham, el carcelero de Brody, cuenta la historia del edificio en el tercer episodio: «La llaman la Torre de David. No es por el Rey David, Dios no lo quiera. Es por David Brillembourg, el banquero ególatra que la encargó. Desafortunadamente, antes de que se terminara, David murió y luego toda la economía murió. Se detuvo la construcción. Los invasores se movieron y ya está».

En 2012, la Torre de David fue protagonista en la Bienal de Venecia, como un experimento improbable de convivencia. Durante más de un año, Urban-Think Tank estudió cómo funcionaba la ocupación de esta torre, con sus apartamentos improvisados, tiendas e incluso un gimnasio en la terraza. La comunidad opera bajo las estrictas reglas impuestas por los «inquilinos», considerador por los venezonalos como delincuentes y «okupas». En este vídeo mostraron el fantasmal edificio.

Aunque la trama se desarrolla en Caracas, parece que la dificultad para grabar en esta ciudad llevó al equipo a recrear la Torre de David en un edificio abandonado de Puerto Rico.

Screen Shot 2013-10-22 at 8.37.49 AMLa torre, en 1994 y, a la derecha, el año pasado

Posiblemente, este rascacielos sea el primer complejo destinado a albergar lujosas oficinas y un exclusivo hotel que ha acabado convirtiéndose en una auténtica comunidad formada miembros de las clases más desfavorecidas de la sociedad. Una «favela vertical» con 121.000 metros cuadrados, que, según describía recientemente la CNN, dispone de nueve plantas de estacionamiento para coches y una para motos, bodegas, librería, heladería, cibercafé, dos talleres de costura, cancha de baloncesto, peluquería y hasta una iglesia bautista.