Varios muertos en la operación de captura del piloto que se rebeló contra Maduro

El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, ha confirmado el operativo contra Óscar Pérez, el exagente que atacó desde un helicóptero el Ministerio del Interior en 2017

Varios integrantes del grupo liderado por el expolicía rebelde Óscar Pérez han muerto en un enfrentamiento con un colectivo —civiles armado chavistas— y un comando de la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional, en el que también han fallecido dos agentes y un militante chavista. Otros cinco miembros del grupo han sido detenidos en una casa en la zona de El Junquito, en el oeste de Caracas. Las autoridades todavía no han confirmado la suerte de Pérez, aunque fuentes extraoficiales aseguran que ha muerto en la emboscada. Su nombre se hizo conocido en junio, cuando robó un helicóptero de la policía y sobrevoló la sede del Tribunal Supremo de Justicia y del Ministerio de Interior. Nunca, en 18 años de chavismo, se había visto algo parecido en Venezuela.

El ex inspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) ha transmitido en directo a través de redes sociales el enardecido combate. No quieren que nos entreguemos, literalmente nos quieren asesinar. Nos lo acaban de decir, dijo en su última grabación publicada en Instagram.

En un primer momento, Pérez indicó que estaba negociando su entrega con las autoridades, pero el desenlace ha sido sangriento. El Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz ha confirmado la muerte de varios miembros de la organización liderada por el rebelde, dos policías y un militante del colectivo chavista Tres Raíces. En el duelo también han resultados gravemente heridos cinco oficiales y hubo cinco arrestos. Estos terroristas, quienes estaban fuertemente apertrechados con armamento de alto calibre, abrieron fuego contra los funcionarios encargados de su captura e intentaron hacer detonar un vehículo cargado de explosivosnuestros efectivos fueron alevosamente atacados por los violentos cuando se estaba negociando las condiciones para su entrega y resguardo, apunta en un comunicado.

Screen Shot 2018-01-16 at 7.17.09 AMEl expolicía se había convertido en un objetivo del Gobierno de Venezuela desde el 27 de junio, en medio de la oleada de protestas opositoras. Entonces robó un helicóptero para atacar con granadas y disparos la sede del Tribunal Supremo de Justicia, en el centro de Caracas. Con uniforme de camuflaje, y a veces armado, hizo apariciones sorpresivas en algunas manifestaciones antigubernamentales del año pasado. Eso lo convirtió en uno de los hombres más buscados en Venezuela. Su fotografía fue desplegada en los aeropuertos del país, pidiendo colaboración para su captura.