Share this:

" />
VATICANO Entrevista al Papa Francisco ‘La ideología marxista es errónea, pero no me ofende que me acusen de ser marxista’
  • El Papa se defiende de las acusaciones de ciertos grupos ultraconservadores

  • Niega rotundamente que vaya a nombrar mujeres cardenales

  • ‘Ante un niño que sufre, la única oración que me sale es ¿Señor, por qué?’

“¿Por qué hay niños que sufren? No hay explicación”. Esa es la sincera y desarmante respuesta que Francisco da a Andrea Tornielli, vaticanista del diario ‘La Stampa’, en la entrevista de hora y media que le concedió el pasado martes y de la que ese periódico da buena cuenta hoy a lo largo y ancho de tres páginas.

Portada de ‘La Stampa’.

En el coloquio el Papa hace frente a las acusaciones de grupos ultraconservadores estadounidenses que le señalan como marxista por sus posiciones contra el capitalismo y los mercados financieros, habla de cuál debe de ser la relación entre política e Iglesia, aborda la tragedia de los cristianos asesinados por su fe,explica el significado que para él tiene la Navidad, niega rotundamente que vaya a nombrar mujeres cardenales, asegura que ya se verá que hace en el futuro con el polémico banco vaticano (el IOR) y aborda asimismo grandes cuestiones teológicas como por ejemplo cómo es posible que Dios permita quehaya niños inocentes que sufren.

“La ideología marxista es errónea. Pero en mi vida he conocido a mucho marxistas buenas personas, y es por eso por lo que no me siento ofendido”, asegura el Papa al ser interpelado por Tornielli sobre los grupos conservadores estadounidenses que le acusan de ser un comunista tras las durísimas críticas que en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium el Papa dedica al capitalismo y a los mercados financieros. Críticas que Francisco no sólo mantiene sino que relanza. “En la exhortación no hay nada que no se encuentre en la doctrina social de la Iglesia”, se defiende el pontífice, que vuelve a la carga contra las llamadas “teorías del derrame”, según las cuales el libre mercado genera mayor equidad e inclusión social. “La promesa era que cuando el vado estuviera lleno , se desbordaría y los pobres se beneficiarían de ello. Pero lo que ocurre sin embargo es que cuando está lleno, por arte de magia el vaso se hace más grande y así no cae casi nunca nada para los pobres”, dice el Papa. Pero precisa: “Decir eso no significa ser marxista”.

Jorge Bergoglio era famoso en sus tiempos como arzobispo de Buenos Aires por su negativa a conceder entrevistas. Sin embargo, en los nueve meses que lleva como Papa está haciendo añicos esa imagen de persona poco amiga de los periodistas. Desde su elección el pasado 13 de marzo Francisco ya ha concedido entrevistas a la cadena de televisión brasileña rete Globo, a la revista de los jesuitas ‘Civiltà Cattolic’a, al veterano periodista Eugenio Scalfari (fundador del diario ‘La Repubblica’) y ahora a Andrea Tornielle, de ‘La Stampa’.

Unidad de los cristianos

Sobre la relación entre política e Iglesia, el pontífice defiende en su entrevista con Tornielli que debe de ser una relación paralela y convergente. Paralela, dice, porque cada una de esas dos instituciones debe de seguir su propio camino, y converger sólo cuando se trate de ayudar al pueblo. “Cuando las relaciones convergen antes, sin el pueblo o sin importarle el pueblo, comienza un contubernio con el poder político que termina por pudrir a la Iglesia”, denuncia.

Francisco también confiesa que para él es “prioritario” tratar de avanzar en la unidad de los cristianos. Sobre todo porque, asegura, ya existe esa unión de sangre. “En algunos países matan a los cristianos porque llevan una cruz o tienen una Biblia, y antes de matarles no les preguntan si son anglicanos, luteranos, católicos u ortodoxos. La sangre está mezclada. Para los que asesinan somo cristianos. Unidos por la sangre, aún si entre nosotros aún no logramos dar los pasos necesarios hacia la unidad”.

El Papa, que reconoce que se sintió tranquilo durante el cónclave en el que salió elegido y que sigue sintiendo dentro de él “esa paz”, habla también con Tornielli de cómo es posible que Dios permita que sufran niños inocentes. “Ante un niño que sufre, la única oración que me sale es la oración del por qué. ¿Señor, por qué? Él no me explica nada. Pero noto quie me mira. Y de ese modo puedo decir: ‘Tu sabes el por qué, yo no lo sé y Tú no me lo dices, pero me miras y yo me fío de Ti, Señor”.

Francisco también se ocupa de la tragedia de los que pasan hambre y se nuestra convencido de que si se lograra no desperdiciar alimentos el hambre en el mundo disminuiría enormemente. “Si trabajamos con las organizaciones humanitarias y logramo estar todos de acuerdo en no desperdiciar comida, daremos un gran paso para resolver la tragedia del hambre en el mundo”.

El Papa habla asimismo de que la Navidad para él significa alegría y que todo el mundo, desde el, más santo al más pecador, del más limpio al más corrupto, tienen la capacidad de comprender y recibir el regalo de la Navidad.