Share this:

" />
VIOLENCIA EN UCRANIA La oposición controla el centro de Kiev mientras Yanukóvich deja la capital

Screen Shot 2014-02-14 at 5.26.22 PMEFE /  Kiev 22 FEB 2014 

Screen Shot 2014-02-22 at 8.21.53 AMEl partido de Timoshenko comienza a ocupar puestos de poder mientras la Rada vota acelerar la liberación de la ex primera ministra

  • El régimen de Ucrania cede ante la oposición y pacta un adelanto electoral
  • El Maidán recela de los políticos
  • FOTOGALERÍA Homenaje a los caídos en Kiev
  • Las autodefensas del Maidán, punta de lanza de la resistencia a la policía durante los graves disturbios de esta semana en Ucrania, se han hecho con el control de las calles en todo el centro de Kiev, incluidos los accesos a todas las administraciones del Estado. Mientras tanto, el presidente Victor Yanukóvich, ha viajado al este país, a la ciudad de Járkov, donde se reunirá con los diputados de las regiones prorrusas del este del país, según ha informado a France Press su consejera Hanna German.

    En una clínica de esa ciudad permanece recluida la ex primera ministra y líder opositora Yulia Timoshenko, cuya liberación inmediata ordenó esta mañana la Rada Suprema (Parlamento) para “cumplir los compromisos internacionales”. Un total de 322 diputados, 22 más de la mayoría constitucional de dos tercios, respaldaron la resolución que debería suponer, según los opositores, la excarcelación inmediata de Timoshenko.  Su hija, Yevgenia Tymoshenko ha dicho que se dirige a Járkov para encontrarse con su madre,  encarcelado en 2011 para cumplir siete años de condena por abuso de autoridad vinculada a un acuerdo de gas. “De acuerdo con la legislación de Ucrania mi madre ya es una persona libre”, señaló.

    Desde el acuerdo alcanzado el viernes para desactivar la crisis, la situación ha dado un giro inesperado y actualmente la sensación es de vacío de poder. Pero ese vacío está comenzando a ser llenado por el partido Batkivshina, liderado por Timoshenko.  Tras la dimisión del presidente de la Rada Suprema (Parlamento), fue elegido esta misma mañana el opositor Alexandr Turchínov, dirigente de esa formación. Otro diputado próximo a Timoshenko, Arsen Avakov, ha sido elegido como nuevo ministro del Interior en funciones hasta la designación de un Gobierno de unidad. Avakov ha sido validado con 275 votos a favor en la Rada Suprema y sustituye en el cargo a Vitaly Zakharchenko.

    En un comunicado emitido a primera hora de la tarde de este sábado, el Gobierno ucraniano promete que garantizará una “transición de poderes, completa y responsable, de acuerdo con la Constitución”. “El Consejo de Ministros y el Ministerio de Economía operan con normalidad”, según el comunicado oficial.

    La Rada ha asumido provisionalmente la coordinación del Gabinete de Ministros, hasta la formación del nuevo Gobierno. A favor de esta decisión se pronunciaron 314 miembros del Legislativo, en una sesión extraordinaria, transmitida en directo por la televisión.

    El mayor peligro actualmente es que se produzca una fractura del país entre el oeste, favorable a la integración en Europa, y el este, cercano a Rusia. De hecho, los representantes de las regiones cercanas a Rusia reunidos en un congreso al que asisten diputados y gobernadores rusos  en Járkov, aseguraron esta mañana que consideraban ilegítimas las últimas decisiones de la Rada.

    En una resolución aprobada en ese encuentro (al que no asistió Yanukóvich) se afirma que “las decisiones tomadas  por el Parlamento de Ucrania (…) provocan dudas sobre su legitimidad y legalidad”. Y añade que “los órganos del Estado central se encuentran paralizados. Hasta que el orden constitucional y la legalidad se restauren (…) hemos decidido asumir la responsabilidad de salvaguardar el orden constitucional, la legalidad, y los derechos de los ciudadanos y su seguridad en nuestros territorios”.

    En Kiev, pequeños grupos de manifestantes armados y protegidos con cascos vigilan y controlan los accesos a la Rada Suprema, la sede del Gobierno y la administración presidencial, situados todos en el llamado barrio gubernamental de Kiev, escenario de los recientes disturbios y protegido hasta ayer por las fuerzas de seguridad del Estado. Cientos de personas entraron en los terrenos de la residencia de Yanukóvich (aunque no en el edificio), a unos 15 kilómetros de Kiev, según ha relatado un fotógrafo de  Reuters, que añadió que unidades de autodefensa de manifestantes antigubernamentales estaban controlando la entrada al recinto.

    El presidente de Ucrania, Victor Yanukóvich, y su ministro del Interior, Vitali Zajarchenko, se encontraban ilocalizables desde primera hora de la mañana y habían colocado al país en un vacío de poder que solo puede resolverse mediante la proclamación inmediata de elecciones anticipadas, según denuncia la oposición ucraniana. La agencia UNN indicó que Yanukóvich ha viajado a la ciudad oriental de Járkov, donde tenía prevista una reunión con los diputados de las regiones prorrusas del este del país y desde donde se dirigirá a la nación.

    “Ha dejado la capital”, aseguró el principal líder de la oposición, Vitaly Klitschko, en una sesión de emergencia en el parlamento, que estaba debatiendo una moción que pedía la dimisión de Yanukóvich. “Miles de ucranios ven una sola salida posible: la convocatoria anticipada de elecciones presidenciales y parlamentarias”. La oposición considera que las elecciones deben celebrarse antes del 25 de mayo, lo que supone adelantarlas respecto a lo establecido en el acuerdo de paz del viernes, que ponía diciembre como límite.

    Un grupo de manifestantes anunció este sábado por la mañana que habían tomado el control del edificio de la administración presidencial en el centro de Kiev. “No está, aquí no hay nadie de su administración”, aseguró uno de los militantes a un periodista de Reuters dentro del edificio oficial. Fuentes de los servicios de seguridad ucranios indicaron a la misma agencia que Yanikóvich, que tenía un viaje previsto para hoy a las regiones prorrusas donde tiene sus bases electorales, se encontraba en Ucrania aunque no pudo asegurar si permanecía en la capital.

    Pese al anuncio el viernes de un pacto entre la oposición y el régimen ucranio que permitía desactivar la crisis con la convocatoria de elecciones anticipadas, la instauración de un gobierno de unidad nacional y la liberación de los presos de la oposición, arrestados durante la revuelta de las últimas semanas, la situación seguía siendo extraordinariamente volátil en Kiev.

    Miles de manifestantes opositores han permanecido toda la noche en la plaza de la Independencia de Kiev para exigir la salida del presidente Viktor Yanukóvich, pese al acuerdo entre el Gobierno y la oposición ucraniana para poner fin a una crisis que ha dejado ya docenas de muertos en enfrentamientos entre la policía y opositores. Muchos de los manifestantes que no han dejado las calles porque no confían en que el acuerdo vaya a aplicarse y mucho menos en la voluntad de Yanukovich de resolver la crisis política en la que Ucrania lleva sumida desde el mes de noviembre, a raíz de su rechazo del acuerdo de asociación comercial con la Unión Europea por presiones de Rusia.

    El presidente de EE UU, Barack Obama, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, han conversado telefónicamente durante más de una hora sobre la situación en Ucrania. Ambos han coincidido en la necesidad de que Yanukóvich aplique cuanto antes el acuerdo político para poner fin a la crisis política en la que se ha hundido el país en los últimos meses.

  • MÁS INFORMACIÓN