Share this:

" />
WIKILEAKS SÍ, RUNRUNES NO >>> SANTIAGO BOCCANEGRA TalCual 28 junio 2013

A Edward Snowden lo andan buscando por todo el mundo para ponerlo preso por haber revelado secretos de la NSA, la agencia de Seguridad Nacional gringa. 

Estados Unidos lo acusa de violar protocolos y anda mostrando los dientes a otros países, como China y Rusia, por donde habría pasado el exagente aún con paradero desconocido. Ecuador ha dicho que pudiera recibirlo con los brazos abiertos y Venezuela, en su afán de protagonismo, ha dicho que seguramente le daría asilo. Algo que demuestra de nuevo cómo la luz es parala calle y la oscuridad para la casa, en un país cuyo gobierno no solo se ha convertido en un censurador de la prensa sino en un consecuente constructor de cortapisas al acceso a la información ni siquiera confidencial del Estado, sino pública, de transparencia de gestión.

Pero no podemos olvidar cómo ha actuado el Estado frente a quienes han revelado informaciones intestinas del Gobierno. A Nelson Bocaranda, por tan solo mencionar un caso, lo han tildado de todo por haber hecho público los vericuetos de la enfermedad de Hugo Chávez y las mentiras de los altos funcionarios al respecto. Incluso habría evidencias de que lo mandaron a investigar, seguir, intervenir y demás, hasta querer acusarlo de traición a la patria. Bocaranda no pero Snowden sí. Qué conveniente.

Sin embargo, es probable que el gringo espía nunca se aparezca por estos lares. Después de todo, sin Chávez y con el país viniéndose abajo, la lucha antiimperialista puede menos que la búsqueda por el papel tualé. Razón tiene la reportera Elvia Gómez cuando bromea imaginando al canciller Jaua diciéndole a Snowden: “Patria o papel tualé”, y el norteamericano poniendo destino en Ecuador. Para un perseguido por el imperio no es fácil enfrentarse a sustos sin tener con qué limpiarse.