Wilmer Ruperti sobre los sobrinos Flores

Screen Shot 2016-10-05 at 9.22.08 PM5/10/2016

 

Esos muchachos han sido vilmente atacados y su caso se ha magnificado

El empresario Wilmer Ruperti, presidente de Canal I, considera que se ha politizado el caso que se les sigue a los sobrinos de la pareja presidencial, Efraín Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas.

En vez de existir una ponderación, sí creo que se ha politizado y por eso es que intervengo porque, de alguna forma, si ves el caso en medio de la situación del país, esto perjudica la tranquilidad, la inversión en el país y eso no lo podemos permitir, porque los que estamos en Venezuela lo que queremos hacer es trabajar, trabajar, trabajar, dijo este 5 de octubre en el programa A tiempo, que conduce Eduardo Rodríguez a través de Unión Radio.

Ruperti no contestó cuánto ha pagado por la defensa de los sobrinos Flores, pues cree que lo importante no es el dinero que se paga sino que los abogados son excelentes y los muchachos merecen ese derecho eficiente a la defensa para que se aclare ese punto.

En este sentido, agregó: Estoy pagando un servicio, no por una decisión. Para mí es sencillo. Los jueces determinarán qué va a pasar con ellos y tomarán la decisión que tengan que tomar.

Para Ruperti, los sobrinos Flores son unos muchachos que han sido vilmente atacados y este caso se ha magnificado, sobre todo por las redes sociales.

Hay una manipulación muy dura de todo esto y por esto es que tienes que accionar los mecanismos adecuados de acuerdo con tu moral y tu criterio, y buscar la forma de ayudar a esos ciudadanos venezolanos, familiares de la primera dama del país. ¿Qué haces? Yo decidí ayudarlos para que la estabilidad del país reine y se establezca un 0rden y se sepa qué está pasando. ¿Y a quién contrato? A los mejores abogados de Estados Unidos y eso te da la confianza necesaria porque no todo el mundo puede contratar a esos abogados.

Por otro lado, negó conocer personalmente a la primera dama, Cilia Flores: Yo obviamente sé quién es, como todos. Pero nunca he tenido un segundo de conversación con ella.